Condenan a pareja que traficaba dominicanos por Nicaragua

La pareja aceptó que formaron parte de una organización delictiva que traficaba personas desde República Dominicana a Costa Rica- vía Nicaragua.

ULTIMO MINUTO

HOY

Costa Rica

Una pareja de dominicanos fueron condenados a cuatro años de prisión al aceptar que formaron parte de una organización delictiva dedicada a traficar personas desde República Dominicana a Costa Rica, vía Nicaragua.

Juan Carlos García Brenes, de 54 años, y Blanca Rubí Rubí, de 59, fueron condenados por el Tribunal Penal de San José, capital costarricense, al reconocer además haberles proporcionado pasaportes falsos de otros países para que las personas traficadas pudieran ingresar a Estados Unidos o a Canadá.

Por lo tanto, el Tribunal Penal no les concedió el beneficio de libertad condicional.

La Fiscalía Adjunta contra la Trata de Personas y el Tráfico Ilícito de Migrantes logró demostrar que a finales del 2013, los imputados idearon un plan para gestionar el traslado de una pareja de primos dominicanos, a quienes les cobraron 7,900 dólares y 7,600 dólares para llevarlos hasta el norte del continente, propósito que no pudo ser cumplido.

El 17 de diciembre de ese año, los imputados trasladaron a los migrantes hasta el Aeropuerto Juan Santamaría, en Alajuela, centro de Costa Rica. Minutos después, la pareja de primos fue detenida al pasar por el puesto de control migratorio y fue enviada al centro de detención para migrantes.

El hombre fue deportado a República Dominicana a finales de ese mes; en enero del 2015 su prima contó lo ocurrido y, antes de ser deportada, colaboró con la Fiscalía mediante un anticipo jurisdiccional de prueba y reconocimientos fotográficos y físicos de los dos imputados.

Tras la investigación conjunta con la Policía Profesional de Migración, en abril del año anterior el Ministerio Público logró la detención de los sospechosos. Seis meses después, la Fiscalía presentó la acusación formal contra García y Rubí.

De acuerdo con la Fiscalía, en el caso de la imputada Blanca Rubí, “su función era contactar con los migrantes ilegales que ingresaban a Nicaragua, a quienes les cobraba una suma de dinero con el fin de gestionar su paso ilegal por la frontera de Nicaragua con Costa Rica por lugares no habilitados, evadiendo los controles migratorios correspondientes”.

“Una vez en suelo costarricense se encargaba de alojar, ocultar y encubrir a los migrantes ilegales en un hotel de San José. Además, les facilitaba documentación falsa, como pasaportes de otras nacionalidades, con la finalidad de promover el tráfico ilícito de migrantes hacia un tercer país”, según la Fiscalía.

Por su parte, García Brenes “era el encargado de trasladar en territorio costarricense a los migrantes ilegales, mediante la utilización de un taxi, para realizar varias diligencias con el fin de obtener y confeccionar los documentos falsos que posteriormente les facilitaría el grupo criminal a las personas traficadas”.

Además, era quién, con el fin de ocultar y encubrir a los migrantes ilegales, los trasladaba hasta el Aeropuerto Juan Santamaría para que los mismos viajaran hacia un tercer país.

El próximo viernes 29 de abril el Tribunal hará lectura integral de la sentencia. Si no hay apelaciones, quedará en firme.

...

Notas Relacionadas