Terminal con mal olor

Cauce y charcos afectan terminal en el Mayoreo

IMG_5850
El hedor del agua estancada, del cauce 31 de Diciembre, tiene mareados a los usuarios de la terminal del Caribe en el Mayoreo. HOY/ Dorling López

HOY

Los usuarios de la terminal Rigoberto Cabezas de los buses que salen al Caribe y al Norte del país tienen varias quejas.

Desde que inició el proyecto del puente de la entrada de Praderas del Doral —diciembre del 2015— se comenzó a sentir un hedor insoportable, que hasta nos hace vomitar de tan fuerte que es el tufo. Por lo menos los pasajeros solo la sufren el rato que esperan que salga el bus, pero nosotros —comerciantes— y los buseros somos los más afectados todos los días”, señala Tania Escobar, vendedora en la terminal del Caribe.

Y es que el agua estancada del cauce 31 de Diciembre, que está entre la Universidad Central de Nicaragua —Campus El Doral— y el terreno de la terminal del Caribe, está lleno de lama y desperdicios que al mínimo movimiento sueltan un potente hedor.

Aunque el cartel que colocó la Alcaldía, en la entrada de Praderas de El Doral, indica que la construcción del puente duraría 90 días, esta fecha se ha extendido más y los que más están padeciendo son los usuarios de la terminal.

Al mediodía el mal olor se alborota por lo que los usuarios tienen que taparse la nariz con toallas, pañuelos y pañoletas”, señala un conductor que prefirió estar bajo el anonimato.

“El agua que está de esos charcos pueden ir socavando el pavimento de la calle, de la entrada de la terminal. Además de darle mal aspecto a los negocios el agua sucia es un peligro para la salud de la gente que circula por este lugar”.
Raúl López, usuario de la terminal.
 Raúl López, usuario de la terminal.

Otra cosa de la que se quejan los usuario y los conductores es de los polvazales que se levantan en el terreno de la terminal.

Estamos en tiempo de sequía por lo que no podemos hacer nada para mejorar la situación”, aclaró Juana Ortega, del área administrativa de la terminal Rigoberto Cabezas.

AL OTRO LADO

En la entrada de la terminal del norte, unos charcos dan la bienvenida.

Esa área ya no le corresponde a la terminal. Nosotros velamos por la parte interna, pero aun así siempre estamos recomendándole a los comedores que no tiren agua, porque es un peligro tener esos charcos en la entrada”, señaló Ortega.

...

Notas Relacionadas