El festival de la lectura

Un bonito cuento para leer en compañía de los más pequeños del hogar

Mochilanga

HOY/Colaboración

En los años que nacían los niños, allá… cuando los frijoles se cosechaban, había una isla muy rara y alocada. Todo era movimiento. Las chozas estaban hechas de papel y los techos de pelo de maíz.

Un grupo de visitantes hizo un recorrido; cuando llegaron a la isla los recibió un enano bailando conga con un vaso de rica chicha, y les preguntó:

—¿Cómo quieren su chicha? ¿Con anillo o sin anillo?

Al beberla algo mágico sintieron, les dio tanto gusto que continuaron el paseo. En el camino encontraron a un señor alto y sonriente que cantaba, y le preguntaron:
—¿Cómo se llama?

Él contestó:

—¿Qué sigue después de sábado?
—Domingo —respondieron.
—¡Ese soy yo!

Él mostraba un pantano con un cocodrilo tocando la bamba, mazorcas y chilotes.
Bailaban abriendo un sendero, donde al final se encontraba una puerta que decía: “Aquí
vive Mochilanga”

—¿Quién es Mochilanga?
—Ábreme y verás quién soy.

Cuando uno de los visitantes la abrió, un destello de muchos colores salió. Y sobre otra banca estaban mochilas de diferentes colores y formas.

—¿Qué hay dentro de ellas? —se preguntaron curiosos.

Miles y miles de libros volaron en los aires y se tendieron ordenadamente: Lengua y Literatura, Matemáticas, Ciencias de la Naturaleza, Historia, Cuentos y muchos Cuentos… Casi todos los visitantes vieron lo que había en las mochilas, en la isla Mochilanga.

—¿Qué fueron hacer ahí? —preguntó alguien a uno de los visitantes.
—Fuimos al Festival de la Lectura, donde todos estuvimos muy contentos y llenos de conocimiento.

La autora cursó la metodología Leo, Comento, Imagino y Creo (LCIC).

...

Notas Relacionadas