¿Alguna vez se ha preguntado qué dice la Biblia sobre el sexo?

Conozca qué dicen los religiosos sobre las relaciones sexuales

12987912_1744882322423964_1000979410_n

Hay personas que no ven con buenos ojos la idea que la Biblia refleja sobre el sexo, ¿acaso este no es un elemento creado por Dios para el hombre?, ¿Estamos cometiendo pecado?

Según representantes de la iglesia, que fueron consultados, no se comete pecado mientras se cumpla con los criterios correctos ante los ojos de Dios.

De acuerdo con el pastor Augusto Marenco, el sexo es una creación de Dios para que el hombre pueda cumplir ciertos objetivos como la procreación por ejemplo, el sexo ni siquiera es parte del pecado original desde la creación.

“El pecado se origina por la desobediencia del hombre a Dios, pero el sexo en la Biblia no se cataloga como pecado, cuando se vive bajo la voluntad de Dios, el hombre desde que nace hasta que muere es un ser sexual, este es un don que Dios le regaló, es algo inerte que se trae biológicamente hablando”, asegura Marenco.

En la Biblia

12939588_1744882329090630_267205650_n

El libro de Génesis 1.27 describe: “Y Dios procedió a crear al hombre, a la imagen de Dios lo creó; macho y hembra los creó”, pero advierte en el capítulo 2.24 “por eso el hombre dejará a su padre y a su madre y tiene que adherirse a su esposa y tienen que llegar a ser una sola carne”, esto se refiere al matrimonio, a la unión de dos cuerpos bajo la consagración divina.

Hay quienes se preguntan ¿Sentir placer sexual es malo? a lo que el padre Óscar Chavarría responde que no, al contrario de esto el sexo es bueno y que ambas personas lo disfruten es parte del acto.

“Si el sexo fuese malo Dios no lo hubiese hecho, lo creó para que sea gozado por la pareja, bajo el marco del respeto y el amor”, refiere Chavarría.

La Biblia también refleja el sexo como un goce mutuo y refiere: “Regocíjate con la esposa de tu juventud […] Que sus propios pechos te embriaguen a todo tiempo. Con su amor estés en un éxtasis constantemente” (Proverbios 5:18, 19).

Para monseñor Silvio Báez, en el encuentro sexual entre un hombre y una mujer, debe existir una satisfacción recíproc12966525_1744882325757297_1269922247_na.

“El placer sexual no es pecado. Lo malo es confundir el placer con la felicidad, lo grave es reducir el encuentro sexual a la satisfacción recíproca exclusivamente, porque eso pasa y al final nos deja vacíos y muchas veces con sentimiento de frustración o de soledad”, apunta Báez.

Condenable

 

La Iglesia ha enseñado que el matrimonio de por vida, entre un hombre y una mujer, es auténtico. Se trata de una relación de dos que “Dios ha unido” en “una sola carne” (Génesis 2:24; Mateo 19:4-6).

Por lo tanto, los comportamientos sexuales fuera de esa relación moralmente aceptable son pecaminosos y están bajo el juicio de Dios, 1era de Corintios 6:9-20).

“El hombre ha corrompido el acto sexual, porque lo ha tomado como un elemento morboso, que únicamente satisface sus deseos carnales, por ejemplo la práctica del sexo sin un compromiso real como el matrimonio es conocida como fornicación y es un pecado que las Sagradas Escrituras condena”, asegura Marenco.

Por otro lado el padre Chavarría menciona que también existe otra forma equivocada de practicar la sexualidad y es el adulterio.

“Este hecho se da cuando el hombre o la mujer, que está casado, tiene relaciones sexuales fuera del matrimonio”, explica.12939367_1744882332423963_2051644557_n

Las diferentes prácticas sexuales dentro de un matrimonio tampoco es condenado por Dios.
“Todo es válido dentro del matrimonio si esto está basado en el acuerdo mutuo, el respeto, la dignidad y el amor entre el hombre y la mujer, se puede hacer si eso trae satisfacción a la intimidad de la pareja”, señala Marenco.

 

La sexualidad, no es pecado, pero aún hay muchos mitos y tabúes respecto a este tema.

“Para amar y entregarse a alguien no basta con decir yo te amo; en el amor verdadero está incluido también el para siempre, pues un amor que no incluya el tiempo es porque no se considera digno de conservarlo”, finaliza Báez.

...

Notas Relacionadas