Encerrados en su propio mundo

El autismo, un problema que afecta a la niñez y que con ayuda de la familia puede superarse

arte fam lunes

HOY

Todos esperaban con ansías y mucho amor el nacimiento de Gabriel Enrique, lo que menos se imaginaban es que este pequeñín vendría acompañado de un trastorno que, aparentemente por la señales, sería autismo.

El pequeño cumplió un año de vida y ante la preocupación de lo que pudiera ser, Gerda Gómez junto con su hija Yadira Lorente Gómez, madre del menor, tomaron la decisión de llevarlo donde un neurólogo infantil, el cuál les aconsejó esperar un tiempo para ver cómo reaccionaba el bebé ante los diferentes escenarios donde iba a crecer.

Al transcurrir los días, las señales se hacían más evidentes, hasta que efectivamente se confirmó que el pequeño padecía de autismo, un trastorno neurobiológico que afecta principalmente tres áreas en la persona, la comunicación verbal y no verbal, la socialización y las conductas que se vuelven estereotipadas y limitadas, explica Gómez, psicóloga y presidenta del Centro de Atención Integral a Niños y Niñas con Autismo (Cainna).

“Se podría decir que los doctores diagnostican el autismo a los 3 años de edad, sin embargo, los síntomas uno los puede ver desde antes, generalmente ya desde los 18 meses un padre puede observar que el desarrollo del niño no va acorde a lo esperado”, refiere.

AUTISMO 3

Poca ayuda

Gómez después de verse afectada por la situación que pasó con su nieto tomó la decisión aceptar y afrontar este problema. “Comenzamos a buscar qué había en Nicaragua para tratar el autismo y no encontramos absolutamente nada, lo poco que hay es caro”, manifiesta.

Según la especialista, una familia que busca tratar a alguien con autismo puede gastar entre 1,000 y 1,500 dólares al mes, algo que es casi imposible para muchos, razones que la llevaron a crear un centro sin fines de lucro con el que pudiera ayudar, de diferentes formas, a las familias que tienen hijos con autismo.

AUTISMO 1

Afrontarlo
Para esta psicóloga el proceso de aceptación es uno de los más difíciles para las familias que tienen un ser con autismo, sin embargo aceptarlo es muy importante, pues solo de esta manera van a poder salir adelante.

“Es normal que los padres no quieran aceptar el diagnóstico, tienen derecho a pasar ese proceso de duelo, pero no pueden quedarse así, se debe de superar, buscar acciones de inmediato e informarse, para así estar abierto a todo lo que se debe de hacer en estos casos”, aconseja.

En Nicaragua
Este trastorno hasta el momento no tiene cura, pero sí hay tratamiento para las condiciones colaterales con las que se ve afectado en muchos casos el niño con autismo, por ejemplo, la epilepsia, la hiperactividad, el trastorno del sueño, entre otros.

“La intervención educativa especializada e integral, es la única que está comprobada para ayudar a mejorar la calidad de vida de la persona con autismo”, indica la psicóloga Gerda Gómez.

En Nicaragua no hay un porcentaje concreto sobre cuántas personas tienen autismo, pero en la base de datos del Centro de Atención Integral a Niños y Niñas con Autismo (Cainna) hay más de 130 niños con este problema.

AUTISMO 5

Comportamiento
La especialista recomienda a los padres de familia estar atentos a las distintas señales que puedan dar los menores, para detectar a temprana edad el problema que padecen.

Los niños con autismo suelen ser muy calmados o agresivos, inclusive se autoagreden, por eso los padres de familia junto con los especialistas deben trabajar en la conducta con un plan educativo individualizado.

El método de PECS, el cual es un sistema de comunicación que se logra por el intercambio de imágenes ayuda a mejorar la intervención educativa de las personas con autismo, al igual que el método TEACCH y el método ABA.

Intervenir en la parte de la autonomía es de relevancia, esto se logra a través de procesos especializados, para que el niño con autismo pueda desempeñarse en diferentes roles.

AUTISMO 4

Tienen su día
El sábado 2 de abril se conmemoró el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo para recordar a todos sobre los derechos de las personas que sufren este trastorno y su inclusión dentro de la sociedad.

El color representativo del autismo es el azul, desde que fue adoptado por todos los que trabajan por esta causa y quedó como símbolo cuando en el año 2010, Autism Speaks (Organización de defensa del autismo en los Estados Unidos), lanzó una campaña destinada a iluminar de ese color todos los edificios emblemáticos para que la gente pudiese hacer conciencia sobre todo lo que implica padecer este trastorno.

La psicóloga Gerda Gómez menciona que los rompecabezas de colores fuertes se utilizan para representar el autismo, por que hacen alusión a la complejidad que representa y los distintos colores muestran la diversidad que existe de personas con autismo.

Fuente
Gerda Gómez, psicóloga y presidenta del Centro de Atención Integral a Niños y Niñas con Autismo (Cainna). Teléfono: 8883-4218.

http://www.guiainfantil.com/salud/cuidadosespeciales/autista.htm

...

Notas Relacionadas