Arte de madera

Julio Estrada, además de elaborar artículos de madera, compra y repara para luego comercializarlos

 

carpintero

HOY

Sus herramientas y el deseo por sacar adelante a sus 4 hijos son las fuerza principal de don Julio Estrada Pérez, un hombre que pasa los 40 años y que desde hace aproximadamente seis meses se gana la vida desde el corredor de su casa, donde tiene su pequeño taller de carpintería .

El trabajo que Estrada realiza no es nada fácil. Todas las mañanas con ayuda de su esposa coloca en la entrada de su vivienda diferentes muebles que ofrece a los pobladores, artículos que muchas veces compra a los mismos vecinos y que luego repara, barniza y vende a un precio mayor del que le costó.

“Todo está caro, sin embargo yo vendo y hago mis trabajos a precios favorables, no me gusta explotar a la gente”, refiere en tono humilde.

“Don Julito”, como muchos lo conocen, hace camas, roperos, gaveteros, muebles y todo lo que sus clientes le pidan, asimismo, enjunca muebles en mal estado.

 

En crecimiento

Dar a enjuncar un juego de 4 sillas le cuesta 700 córdobas y en tres días podrá estar “estrenando” muebles.

Actualmente don Julio no cuenta con un ayudante, pero aspira a que su negocio crezca y entonces poder emplear a otros que lo necesitan.

Dentro de su misma carpintería vende ropa y zapatos usados, entre otros artículos, venta que administra su carpintero 2mamá.

Aquí también encontrará espejos, los que oscilan entre los 1,000 y 1,200 córdobas.

Inversión

El valor aproximado que don Julio invierte en la compra de madera de pino, por mencionar un tipo, es de 1,500 córdobas, a esto le puede sacar tres muebles pequeños, los que vende a 1,800 córdobas cada uno.
Este señor es el único carpintero de la zona, su taller se ubica de la terminal de la 116, 4 andenes arriba, en Villa Libertad.

Don Julio agradece a su padre, tapicero y carpintero, de quien aprendió el arte con el que hoy mantiene a su familia.

carpintero 3

...

Notas Relacionadas