Con los nervios de “punta”

Conozca los diferentes tics que pueden afectar su estabilidad emocional

HOY

Nervio
Thinsthok.photo.com

Presentar una buena entrevista de trabajo era la meta de Alejandro, quien se había preparado para intentar obtener un empleo, sin que sus tics nerviosos arruinaran la cita.

“Siempre que empezaba una entrevista (de trabajo) los latidos del corazón se me aceleraban, las manos me sudaban al punto de frotarlas unas con otras sin parar. Mis piernas empezaban a vibrar sin darme cuenta. Desconcentraba la mirada y hasta olvidaba lo que decía”, comparte Alejandro.

A pesar de que la noche previa a la entrevista había practicado la forma en que podía controlar esos tics, los resultados no fueron los mejores.

De acuerdo con Yeroslavi Fonseca, psicóloga, los tics nerviosos que este joven sufre son generados por la sensación de incertidumbre, vinculado a factores psicológicos y ambientales, es decir la presión que experimenta durante las entrevistas.

La especialista indica que estos tipos de síndromes son comunes en algunas personas. Aunque en unos casos afecta más que en otros.

Padecimiento

Los tics son contracciones nerviosas involuntarias que puede implicar cualquier grupo de músculos. Pueden ser parcialmente controlados, con gran esfuerzo de la persona que lo padece, pero generalmente por corta duración. Sin embargo, los tics ocurrirán de nuevo y pueden ser más fuertes.

Por otro lado, la psicóloga Fonseca aclara que los tics, además de involucrar la musculatura esquelética, también implica la faringolaringe (aparato fonológico: lengua y garganta).

Estos padecimientos están asociados a síndromes de ansiedad, estrés, tensiones, insatisfacciones, situaciones emocionales y muchas veces está ligado a la autoestima, refiere la psicóloga.

El desarrollo de los tics se puede presentar en varones y mujeres desde edades tempranas, 5 o 6 años. Si esta afectación nerviosa no es reconocida en los niños, por los padres de familia, y no es tratada en el momento, la condición puede empeorar en la adolescencia y adultez, indica la especialista.

No obstante, muchas de estas reacciones involuntarias surgen mayormente en personas adultas.
Los tics pueden ser controlados con terapias y medicinas, pero entre más tiempo ha convivido la persona con la afectación nerviosa, resulta más difícil tratarla.

Nervios1
Thinsthok.photo.com

Tipos 

Fonseca determina que los tics pueden ser clasificados según la patología.
Las motoras simples son los más frecuentes. En estos interviene un grupo muscular, cabeza, ojos, sacudidas de hombros, manos, pies o cuerpo. Movimiento repetitivos del rostro, elevaciones del cuello y hasta la emisión de sonidos como carraspeo, ronroneo, castañeo de dientes.

Un ejemplo de tic motor complejo es el guiñarse la ropa, el pelo, etc.
Asimismo, los tics sensitivos es otra afectación. La expresión de la persona que lo sufre tiene que ver con movimientos del cuerpo. “Hay una sensación de movimientos y la persona no puede estar quieta, se mueven, se desplazan”, explica la psicóloga.

La expresión de los tics significa, para la persona que lo hace, cierta sensación de bienestar, de relajación, de momentánea paz, comenta Fonseca.

Por otro lado, se conoce que los tics pueden ser momentáneos o crónicos de manera que pueden durar meses o años. Asimismo se pueden padecer múltiples tics a la vez, a esas combinaciones
se le conoce como síndrome de Tourette.

La psicóloga concluye que los tics tienen un impacto personal, emocional, patológico, social y en el peor de los casos el entorno laboral.

Ayuda

Nervios2
Thinsthok.photo.com

Los mismos tics causan otro tipo de ansiedades. Para contrarrestar este efecto la psicóloga recomienda:
la respiración profunda y relajación. “Cuando se identifica que el tic va a aparecer, concentrarse en respirar profundamente, de manera correcta y generar la exhalación correcta, esto ayudará a liberar estrés y evitará la repetición del tic”, explica la psicóloga Fonseca.

Cuando las personas intentan contener el tic, ponen en actividad otros músculos y esto en lugar de beneficiar muchas veces conlleva al dolor.

Es importante que recurra a un especialista que le ayude a identificar el tipo de síndrome que sufre e iniciar con el adecuado tratamiento y ejercicios.

Fuente:
Psicóloga Yeroslavi Hanriette Fonseca Hernández. Contacto 81133763 y 83518734.
Sitio web: http://www.micerebro.com/ticdisorder.shtml

...

Notas Relacionadas