De mal en peor

Todos hemos tenido malas rachas, a todos, de una forma u otra las cosas no nos han salido como quisiéramos.

 

DEUDAS 2

HOY

Cuando vayas de mal en peor. Todos hemos tenido malas rachas, a todos, de una forma u otra las cosas no nos han salido como quisiéramos. Piensa que lo que hoy te ocurre no solo a ti te ha sucedido. En los momentos de malas rachas, a pesar de todo, siempre hay una salida, ora, platica, pide, busca, cambia, mejora, perdona, soluciona.

Cuando todo te vaya mal, no pienses que es algo que solo a ti te ocurre. Todos hemos pasado y pasamos por malos tiempos… y no son necesariamente cortos. La vida es como cuando quieres subir a una montaña y que a la mitad del camino, ya lo quieres dejar. No lo hagas, sigue avanzando, hay partes de la montaña que parecen imposibles de escalar, y, a veces, tienes que encontrar otra ruta por la que avanzar.

El secreto y éxito es no darse por vencido, siempre seguir adelante, seguir subiendo la montaña que está llena de retos, siempre habrá piedras que ir apartando para poder ver hasta dónde quieres llegar. Te aseguro que las fuerzas de las personas de fe son tan infinitas como el mismo cielo, así que, no decaigas y sigue tus sueños e ilusiones, porque llegará el momento en el que agradecerás no haberte rendido pues todo habrá valido la pena.

Ten muy presente que siempre hay una salida. Hay tiempos en los que nuestra economía no es buena y tenemos deudas que hacer frente porque no hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se cobre. Si miras por todos lados y no ves salida: ¡Créeme siempre hay una solución! Quizás alguien bueno esté a tu lado y te ayude, o tú mismo puedes generar Ingresos adicionales. O cambia por un trabajo mejor remunerado. Piensa y medita cómo hacerlo. Pero ante todo, no decaigas, es una situación dura, pero piensa en tus posibilidades y en lugar de esconderte, enfrenta la vida, pues es lo mejor para salir adelante. Siempre hay una solución. Más vale una mala etapa que una mala vida.

¿Estás mal con tu pareja? Los problemas son ya tan grandes que está claro que no se trata de algo temporal, sino de un problema en cómo es el/ella y que nunca va a cambiar. Lo mejor que puedes hacer es plantar cara y salir de esa relación. Más vale pasar por una etapa temporal de problemas emocionales que tener una vida entera de lamentos, lágrimas y agonía por no haber sido lo suficientemente valiente como para decirle adiós y buscar tu felicidad lejos de él/ella.

Aléjate de todo aquello que no te hace bien, ni te conviene, más bien corre y llena tu vida de Dios: con proyectos, cosas nuevas, amigos nuevos, cambia de aire y no esperes nada de ese mal amor. Mira la vida de frente y con esperanzas, tus lágrimas de hoy, serán tus sonrisas de mañana. Eres triunfador, no te dejes derrotar. ¡Que ningún mal momento acabe contigo! Cuanto peor vayan las cosas para ti, ¡tú pon más fuerza y saldrás adelante! ¡Claro que lo harás, siempre serás una eterno guerrero/a. Tú tienes tantas fuerzas y motivación para salir adelante que aunque se te vaya la vida en ello, nada, ni nadie te podrá vencer.

Eres creyente, tienes coraje y ganas de hacer bien las cosas. Mira a todos los que te aman y que eso sea un trampolín para que saltes hacia la luz y puedas salir adelante. Sé que puedes y te asombrarás hasta dónde puede llegar una persona que se aprecie. En la vida siempre habrá tormentas por las que hay que pasar. ¡Es parte de la vida! Las cosas no siempre salen bien y no faltarán las veces en que tengas que lavarte los ojos de tanto llorar.

Ten fe en Dios, pídele, que con su ayuda, vas a salir adelante. Comprende y aprende que esta desagradable experiencia acabará sirviéndote como crecimiento personal, porque aprendiendo de ella aprenderás a no dejar que te pase otra vez.

El Señor te bendiga. Padre Óscar Chavarría. Correo: padreoskar@gmail.com

...

Notas Relacionadas