¿Por qué da tanto placer rascarse?

La picazón puede producirse por muchos motivos diferentes.

 

rascar

HOY

Jay Traver comenzó a sentir la picazón cerca de su 40 cumpleaños y continuó rascándose hasta su muerte, unos 40 años más tarde.

La zoóloga estaba convencida de que ella y otras dos mujeres de su familia eran huéspedes de un parásito de la piel, un ácaro llamado Dermatophagoides scheremetewskyi.

Después de 17 años intentando deshacerse de los ácaros, la científica llegó a publicar un artículo sobre su caso en las actas de la Sociedad Entomológica de Washington, EE.UU, en un intento, supuestamente, de encontrar a alguien que la pudiera ayudar.

Visitó a médicos, dermatólogos, neurólogos y a otros especialistas para tratar de solucionar el problema.

Utilizó peligrosos pesticidas en altas cantidades, una y otra vez, poniendo en riesgo su salud, para intentar acabar con los insectos.

Con sus uñas, desincrustaba los parásitos de su piel, mutilando su cuerpo en el proceso.

Algunas de las muestras que tomó de su piel y de su cuero cabelludo fueron enviadas a los entomólogos.

Un avispado doctor la invitó a hacerse una evaluación psicológica, pero ella logró convencer al psicólogo de que no necesitaba sus servicios.

“Hasta la fecha, ningún tratamiento ha sido capaz de lograr la erradicación completa de los ácaros”, escribió la científica.

Pero ahora sabemos que Traver no tenía una misteriosa colonia de ácaros viviendo en su piel -y en la de sus familiares- durante 40 años.

Padecía un trastorno psiquiátrico llamado parasitosis ilusoria, una condición que hace que los pacientes traten de encontrar evidencia física de las sensaciones que perciben, a menudo fruto de su propio delirio, según una nota que publica bbc.com

Este tipo de enfermedades representan menos del 2,5% de los caosos que atienden dermatólogos. Sin embargo, los picos, a nivel más general, los sienten todas las personas en el mundo.

 

 

La picazón puede producirse por muchos motivos diferentes.

En primer lugar, la comezón aguda -que conocemos la mayoría de nosotros- puede surgir por algo tan simple como la picadura de un mosquito.

También existe otra picazón más crónica, un tipo de escozor patológico que podría estar asociado a la piel seca, eczema, psoriasis y a otras enfermedades de la piel.

Los tumores cerebrales, la esclerosis múltiple, la hepatopatía crónica, el linfoma, el sida y el hipertiroidismo también se asocian con la picazón crónica.

Existen, por lo tanto, factores psicológicos y cognitivos.

Una necesidad obsesiva de rascarse puede ser una manifestación de un trastorno obsesivo compulsivo.

En otros casos, rascarse de manera persistente puede dañar la piel y sólo sirve para incrementar el problema.

...

Notas Relacionadas