Los mandamientos del buen dormir

El descanso es uno de los tres pilares para gozar de buena salud, junto a una dieta equilibrada y la práctica regular de ejercicio físico

 

sueño

HOY

“Dormir bien, un sueño que se puede cumplir”. Con ese lema, la Asociación Mundial de Medicina del Sueño expresó en e Día Mundial del Sueño un deseo que se hace realidad para sólo un tercio de la población mundial.

Dormir ocupa la tercera parte de la vida de una persona, por lo tanto, todo lo que lo perturbe o disminuya su calidad estará afectando la salud. ¿Cómo saber si se está durmiendo bien? El primer indicio surge de la cantidad de horas. Una persona debe dormir lo necesario como para despertarse lo suficientemente descansado para mantenerse alerta durante todo el día. El segundo es la calidad del sueño. Los especialistas dicen que es necesario dormir de corrido, sin interrupciones. Estos dos elementos cuando se conjugan generan un descanso verdaderamente reparador, según el artículo que publica infobae.com

Diez recomendaciones para lograr un sueño reparador:

1- Mantenga horarios regulares, tanto para acostarse como para levantarse, incluso los fines de semana y feriados. Establezca rutinas diarias para todas sus actividades: trabajo, comidas, ejercicio, ocio, relajación y sueño, y ajústese lo más estrechamente posible a ellas.

2- Realice un ejercicio suave (caminar, nadar pausadamente, pasear en bicicleta) durante el día, preferentemente al mediodía o a media tarde. Ayuda a la relajación necesaria antes del sueño.

3- Tome un baño: una ducha rápida permite bajar la temperatura corporal y predispone a dormir y relajarnos.

4- Evite la ingesta de café, té, cacao, bebidas cola o cualquier sustancia estimulante del sistema nervioso central después de las 16.

5- Consulte con su médico si alguno de los fármacos que le indica pueden ocasionar insomnio.

6- Evite las bebidas con alcohol tres horas antes de acostarse: si bien en pequeñas cantidades pueden facilitar el sueño, también predisponen a ronquidos, apneas y pesadillas.

7- Cene como mínimo dos horas antes de acostarse.

8- Evite el ruido y la luz excesiva. La cama debe ser ancha y confortable y la almohada, cómoda. Trate de que la temperatura sea constante (entre 16 y 22°C). Las condiciones ambientales también influyen en el sueño.

9- Intente “interrumpir el estrés” durante el día, con pequeñas pausas de unos diez minutos, para respirar profundamente, meditar o realizar algún ejercicio de relajación o yoga.

10- Evite el azul en la cama, como pantallas de computadoras, tabletas, teléfonos inteligentes e iluminación con LED ya que bloquean la curva de sueño y crean un tipo de insomnio conocido como “tecnológico”.

...

Notas Relacionadas