Conservan valores

Comerciantes demuestran virtudes desde sus negocios

valores
La solidaridad es un valor que puede encontrar en este gran centro de compras. Roberto Fonseca

Juana Huete Sequeira

HOY

“¿Qué te doy amor? ¡Vení! ¿Qué vas a llevar tesoro?”, son algunas expresiones que con gran educación resuenan en medio del “mar” de gente que transita a diario en este mercado.

El buen trato es la forma en que los comerciantes atraen a sus clientes para obtener buenas ventas y ganancias; pero la solidaridad y el respeto son otros de los valores inherentes a muchas de estas personas.

María Elsa Castro, una anciana de 106 años, ha vivido “en carne propia” la solidaridad de un grupo de comerciantes en el Galerón de las Artesanías.

Su blanca cabellera y lento caminar son las muestras claras del pasar de los años en su vida; esto fue lo que llamó la atención de quienes hoy le brindan la mano.

valores2
Doña María Elsa compra flores a bajo costo gracias a los comerciantes. Roberto Fonseca

Hace seis meses que esta alegre y popular anciana quedó completamente sola.

Esta “doñita” hace un año solo era una compradora más que visitaba El Oriental, ahora es el mejor ejemplo de perseverancia para este grupo de vendedores.

Tenía el hábito de llegar, pasar un rato con los comerciantes, hablar de sus asuntos personales y de bromear con ellos.

Duro golpe

Su rostro decaído demostró que algo estaba mal y les confesó a los vendedores que su último hijo había fallecido. Este hecho tocó el corazón bondadoso de varios vendedores del populoso mercado, quienes intentan ayudarla con precios bajos, en torno a los costos normales.

“‘Dame este, este y este ramo’, así nos dice ‘La Pollo’, a como popularmente se le conoce a doña María, cuando viene a comprar flores. Claro ella no tiene para pagar el precio que nosotros vendemos, pero es tan bonito el porqué las compra, que uno trata de darle un mejor precio”, expresa un comerciante quien prefirió omitir su nombre.

Esta “abuelita” se dedica a pedir en todo el mercado, y el dinero que reúne es el que utiliza para comprar las famosas flores con que adorna la tumba de su hijo, además de comprar un poco de comida para sobrevivir.

El amor de madre, la dedicación, la fe y el respeto de esta mujer ha sido la razón que ha movido a estos trabajadores a ayudar a María Elsa.

Su fidelidad por comprar flores semanalmente para su hijo dejó “a flote” el buen corazón de los vendedores que permanecen en el Galerón de las Artesanías.

valores3
Muchos comerciantes de este mercado ponen en práctica valores que otros han perdido. Roberto Fonseca

Las manos dadivosas de este grupo de vendedores no solo le brindan las flores a mejores precios a doña María, ellos también se encargan de pagarle a alguien que le ayude a la ancianita a cargar las pocas compras que hace.

De estas historias se pueden encontrar muchas en esta “gran ciudad”, son las vivencias que solo visitando y recorriendo cada recoveco de El Oriental puede encontrar.

Sin duda alguna entre cada tramo hay mucho más que mercadería y comerciantes.

Esta es una prueba de que los valores no están totalmente en el olvido, puede ser que la paciencia es lo que hace falta para observar y apreciar cada detalle que pueda dejarnos un gran mensaje.

...

Notas Relacionadas