El noviazgo y la religión

La religión es uno de los aspectos que debe tomarse en cuenta desde el noviazgo

 

manos

Dicen que el amor lo supera todo. Cuando las personas se enamoran ven en su media naranja el físico y nivel académico y no le dan importancia a la religión que profesan. ¡Todo es color de rosa! Sin embargo, este es un aspecto importante a tomar en cuenta antes de formalizar una relación de noviazgo y aún más cuando se pretende formalizar un matrimonio.

Según monseñor Silvio Fonseca, coordinador de la Pastoral Familiar, este no es un aspecto negociable.
“El noviazgo entre dos personas de religiones diferentes, puede afectar o no a la pareja, esto dependerá en gran sentido de la madurez de ambos, pero si deciden aferrarse a una relación donde exista esta diferencia religiosa deberán poner las cartas sobre la mesa”, explica Fonseca.

cruz Él recomienda que por eso es necesario que este aspecto sea conversado, asimismo que la pareja esté consciente de cuántos problemas puede causarle esta diferencia de creencias.

Decisiones

Algunos creen que la relación puede funcionar siempre y cuando se respeten las creencias mutuamente, pero esto en realidad es difícil.

Cuando ya se ha formado una familia y se empieza a procrear hijos, ¿con qué creencia o religión se instruirá a los niños? Ambos sentirán el derecho de decidir sobre la instrucción espiritual de los niños.

“Es muy difícil que un matrimonio basado en diferencias de religiones llegue a durar tanto tiempo, una de las dos partes puede terminar cediendo para evitar más conflictos, aunque el amor humano no puede ponerse por encima del amor a Dios”, apunta monseñor.
Fonseca señala que más que una cuestión de preferencias, esto es una cuestión de voluntad y conciencia, pues recalca que la religión no es algo que pueda negociarse entre las parejas, y que si alguna de las partes termina cediendo deberá hacerlo de corazón y no por complacer a la pareja.

parejass
Yugo desigual

Para el pastor Augusto Marenco, el noviazgo es una relación sentimental previa al matrimonio, y es elemental que las personas deben estar claros de la voluntad de Dios para sus vidas.

“El yugo desigual es la unión de dos personas bajo creencias antagónicas, es decir una persona evangélica con una persona de otra religión o un inconverso (no practicante del evangelio), por eso es importante que desde el noviazgo se elija a una persona que comparta las mismas creencias”, asegura Marenco.

Al contraer matrimonio las dos partes llegan a ser “una sola carne” (Ef. 5:31; Gn. 2:24). Eso explica antes que nada la relación sexual dentro del matrimonio. Pero el sentido completo se desarrolla más ampliamente con el correr de los años. El matrimonio es un enlace que involucra no solamente el cuerpo, sino también el alma y el espíritu.
La base fundamental del matrimonio es el noviazgo, por eso debe ser la etapa donde se conozca a la otra persona, y saber si esta es o no la indicada para compartir el resto de la vida.

biblia

  • Alexa Paniagua Acuña

    Hola, leyendo su artículo quería comentarles que me encuentro en una relación de 6 años con una persona evangélica, he intentado ceder a lo de él en los últimos meses pero al estar ahí me siento perturbada no tengo paz y hace 6 años no la tengo pensando en mi madre que sufre porque ella no quiere que yo renuncie a mi fe católica yo ya la dije a mi novio que no puedo con eso sin embargo los dos sufrimos porq no queremos renunciar uno del otro.,, se la decisión pero no tengo el valor…

...

Notas Relacionadas