¿Disminuye tradición del pescado seco?

La venta de pescado seco tiene menos demanda

HOY/ Raquel Acosta

Pescado
La machaca o sábalo real es el que más está llegando al mercado, el gaspar, está más caro y su existencia es muy poca. FOTO: HOY/ Jorge Torres

El pescado seco es uno de los elementos más destacado en la elaboración de los alimentos de Cuaresma, pero este año la demanda ha disminuido considerablemente, lo que hace pensar que las tradiciones van cambiando y los costos se van elevando.

Vendedoras de mariscos se han preparado con el producto al igual que años anteriores, pero temen no vender la mercadería.

“Este año compré a 13 mil córdobas el quintal de gaspar (un tipo de pescado) y el año pasado lo compré a ocho mil. La libra está cara y así la gente no lo quiere comprar”, asegura doña Rosa Palacios.

A pesar de ser el pescado que más se utiliza para las comidas tradicionales, este año parece desaparecer. En todo el Sector de Mariscos, doña Rosa es la única que lo está ofreciendo, se cree que se deba a los altos costos.

Doña Rosa tiene 35 años vendiendo pescado seco, desde que inicia la Cuaresma hasta el Viernes Santos y considera que las comidas tradicionales van desapareciendo.

Pescado1
El pescado seco y salado puede durar mucho tiempo sin dañarse, siempre y cuando no se moje. FOTO: HOY/ Jorge Torres

“Esto de los precios afecta porque la gente no tiene reales (dinero) y lo otro es que los jóvenes no quieren aprender”, opina Palacios.

En uno de los tramos, del sector de mariscos, está doña Marbelly Acevedo. La venta de pescado no es su principal negocio pero se ha dedicado a hacerlo en cada temporada desde hace diez años.

Acevedo se ha convertido en distribuidora de pescado seco. Viaja directamente a San Carlos, Río San Juan, ella elige los pescados que le gustan y espera que los pongan a secar. La mercadería de este año la apartó desde noviembre pasado y la recibió a inicios de enero.

Acevedo asegura que este año hay menos pescado seco, al igual que la demanda ha bajado muchísimo, más que el año pasado.

“A estas alturas yo ya había tenido ganancias en años anteriores. Ahora todo lo tengo regado pero al fiado y la gente no está vendiendo”, dice Marbelly, de 63 años, quien viaja tres veces a la semana desde Jinotepe hasta el populoso centro de compras.

Sábalo 80 córdobas la libra; sábalo real 60 por unidad; sabaleta 140 por libra; sardinas a 20 y cincuenta las bolsas, chacalines a 60 y C$50 cada libra, es parte de los precios disponibles en este mercado.

A este sentir se suman muchas más comerciantes que esperan poder realizar su dinero y a la vez invitan a los consumidores a practicar las tradiciones gastronómicas, sino con el tiempo estas se perderán.

 

 

 

...

Notas Relacionadas