Acusan y dejan presos a dos sujetos por asesinato y robo agravado a empresario de Masaya

Le prometieron ganancias si financiaba proyecto de generadores eléctricos

DSC02650
El mecánico Byron Cárcamo (camiseta negra) y Carlos Jiménez, acusados de asesinato y robo agravado en perjuicio de un empresario de Masaya. HOY/Alejandro Flores

Alejandro Flores Valle

HOY

Un mecánico y un comisionista fueron acusados del asesinato y robo agravado en perjuicio del empresario Alejandro Ernesto Colston Mejía, de 62 años, al que después de privarlo de la vida lo echaron en la cajuela del carro de la víctima y lo dejaron abandonado en el parqueo del Hospital Humberto Alvarado, Masaya.

Se trata de Byron Ramón Cárcamo Espinoza, de 43 años y Carlos Eduardo Jiménez Saavedra, de 41, quienes ahora guardan prisión preventiva.

Según la Fiscalía, a finales de 2014, Colston conoció a Byron, en el taller de mecánica de este último, ubicado frente al Centro Nacional de Sangre de la Cruz Roja Nicaragüense, Reparto Belmonte, Managua.

Byron se le presentó a Colston como ingeniero electromecánico graduado en Estados Unidos y le dijo que había inventado una especie de generadores eléctricos, los cuales no necesitaban ningún tipo de combustible (gasolina, ni diesel) para su funcionamiento y que esto sería rentable para la empresa que los adquiera, porque disminuiría el costo de consumo de energía eléctrica.

Financió

Byron le expresó a Colston que necesitaba financiamiento para realizar el proyecto, por lo que el sujeto convenció a la víctima para que se asociara de manera informal con él y le entregó 48 mil dólares a Byron, para la construcción del generador eléctrico.

Pero Cárcamo mantuvo en el engaño a la víctima y le posponía fechas de entrega. Al percatarse que había sido engañado, Colston llamaba por teléfono a Byron, para que le cumpliera lo que habían acordado.

El 14 de diciembre de 2015, la víctima llamó por teléfono a Byron y acordaron reunirse al día siguiente en el taller del acusado.

A las 2:30 p.m., del día siguiente, Colston llegó al taller a bordo de un carro Jaguar.

Lo esperaba Byron y lo distrajo mientras Carlos Jiménez ingresó por el portón del taller, lo cerró y con un objeto contundente (aún no identificado) por detrás de la víctima le propinó un golpe en la parte trasera de la cabeza.

Cuando la víctima estaba en el suelo, el acusado Carlos le entregó el objeto a Byron y este le propinó dos golpes en la parte frontal de la cabeza que le provocaron la muerte.

Byron y Carlos se apoderaron de la billetera de la víctima, de un celular y de un maletín color negro que contenía documentos.

En cajuela de carro en hospital

Los acusados echaron el cadáver a la cajuela del Jaguar y le colocaron una bolsa de gabacha negra en la cabeza.

Byron se quedó en el taller limpiando las evidencias del crimen, mientras Carlos se llevaba el carro. A eso de las 9:00 p.m. estacionó el vehículo en el parqueo interno del hospital de Masaya, donde lo dejó abandonado.

El 17 de diciembre, dos días después, a las 7:00 a.m. fue descubierto el cuerpo de la víctima, por el hedor.

29 de febrero será la audiencia inicial para los acusados, según resolvió el juez Sexto Distrito Penal de Audiencia, Henry Morales.

...

Notas Relacionadas