Libertad condicional

Estimados abogados, mi hijo salió bajo libertad condicional en diciembre de 2015

 

ThinkstockPhotos-484563651

HOY

Estimados abogados, mi hijo salió bajo libertad condicional en diciembre de 2015, le impusieron condiciones a cumplir por el período de dos años. Sin embargo, tuvo un conflicto familiar y lo denunciaron por el delito de amenazas en el distrito policial.

Estuvo detenido dos días y luego lo dejaron en libertad, pero hasta la fecha no lo han llevado a los Juzgados. ¿Podrían revocarle su libertad condicional por este caso?

Respuesta

Estimado/a lector/a, el art. 16 de la Ley 745, Ley de Ejecución, Beneficios y Control Jurisdiccional de la Sanción Penal, establece los parámetros para que un privado de libertad pueda ser favorecido con el beneficio de libertad condicional, una vez que se demuestra que cumple con todos los requisitos, se le notifica de la resolución del juez de Ejecución de Sentencia, donde se le informa cuáles serán las obligaciones que deberá de cumplir para poder gozar de este beneficio.

Dichas obligaciones la establece el art. 29 de la Ley 745, dentro de las cuales algunas son: la obligación de presentarse periódicamente al Juzgado que se designe, prohibición de salir del país, la obligación de tener un domicilio fijo y conocido, someterse a tratamiento de adicciones en caso de ser necesario, no acercarse o perturbar a la víctima o sus familiares, la prohibición o tenencia de armas de fuego, entre otras obligaciones que el juez de Ejecución considere necesario.

En caso de incumplimiento de alguna de las condiciones, el juez citará a una audiencia especial donde valorará el hecho de revocar el beneficio. Haber cometido un nuevo delito que esté sancionado en la ley con pena privativa de libertad, y siempre que se le haya demostrado su culpabilidad en un proceso judicial, le traerá como consecuencia la revocatoria del beneficio otorgado, que en el caso de su hijo, es el de libertad condicional.

Msc. Carlos Hernández Bojorge.

 

94067066

Cómo defender el derecho del niño a ser un niño

Estamos más que convencidos de que para una buena infancia, los niños y niñas tienen el derecho a que les den un nombre, una familia, educación, alimentación, atención sanitaria, a que les protejan, a que no trabajen, ni sean discriminados ni maltratados. Un niño ha de ser un niño, sobre todo.

Los niños deben tener el derecho de probar y experimentar. ¿Qué niño no ha dado saltos en la cama? ¿Qué niño no se ha puesto de barro hasta los pelos? Los niños no nacen sabiéndolo todo. Tenemos que educarles, pero siempre respetando sus límites y capacidades.

Aunque parezcan frágiles, y lo son en muchos casos, los niños piensan, es más, observan mucho más de lo que hacemos nosotros. Ellos aprenden con nuestras actitudes, con nuestros cuidados, con nuestro comportamiento y conducta hacia ellos y a los demás. La familia forma la primera línea de defensa de la infancia. Cuanto más lejos están los padres de sus hijos, más vulnerables se convierten ellos.

Los derechos de los niños dibujan una meta, pero los que tenemos que trabajarla somos nosotros. Un niño no es feliz por definición, la felicidad también se enseña, se aprende y debe ser aplicada.

Tomado de http://www.guiainfantil.com/blog/146/se-respeta-el-derecho-del-nino-a-ser-un-nino.html

...

Notas Relacionadas