¿Qué hora es?

Es hora de: Amar a Dios con todo mi corazón, con toda mi alma, con toda mi mente y con todas mis fuerzas.

 

Mano

HOY

Una vez vi un bonito reloj en una joyería y me aproximé para verlo más de cerca. Debajo del reloj, había una pregunta curiosa que decía ¿Qué hora es? Esta pregunta me llevó a reflexionar en que estas tres palabras unidas forman una gran pregunta para todas nuestras vidas y vinieron a mi mente muchas de las respuestas a esta pregunta hecha por diferentes personas, como por ejemplo que:

Es hora de Perdonar. Esta puede ser la respuesta para las personas que a lo largo de los años han vivido resentidos con alguien.

Es Hora de Arrepentirse. Puede ser la respuesta para el pecador que desea ser diferente y cambiar.

Es Hora de Olvidar, responderá a alguien que vive de recuerdos, pensando en el pasado, amarrado al pasado, atrapado en el pasado.

Es Hora de Dar, tendría que responderse a una persona que ha sido mezquina, que ha sido egoísta y se ha olvidado del prójimo.

Es hora de ser Humilde, sería la respuesta para las personas orgullosas.

Es hora de estar alegres por la esperanza que tenemos (Rom 12, 12), sería la respuesta para miles que viven tristes y sin esperanza.

Es hora de buscar la Paz y de buscar la Armonía, sería responder a los que viven en guerra, buscando la violencia.

Es hora de ser Valientes y Trabajadores, sería la respuesta a los perezosos y flojos.

Es hora de seguir el Camino, la Verdad y la vida, se les diría a los que están perdidos.

Es hora de seguir al Buen Pastor, se les diría a las ovejas descarriadas.

Es hora de buscar la Luz, se les exclamaría a los que viven en la oscuridad.

Es hora de Ayunar, Es hora de la Penitencia, Es hora de la Limosna, se diría a los feligreses en Cuaresma.

Es hora de Buscar a Dios, se dirá también a muchos.

Y pensé que para mí esta pregunta de “¿Qué hora es?” —y existen muchas y diversas respuestas, diferentes maneras de contestar— de manera particular la respuesta que yo daría… mi respuesta preferida…, la que más me emociona… es: Es hora de: Amar a Dios con todo mi corazón, con toda mi alma, con toda mi mente y con todas mis fuerzas. (Mc. 12, 29).

Por gracia de Dios, tengo el reloj de mi vida. Aún me queda el tiempo necesario para responder adecuadamente a la pregunta: ¿Qué hora es? Y quiero también responder con mis acciones y buenas obras que es también amar a Dios.

Si aprovecho el reloj de la vida y aprendo a responder a esta pregunta, cuando muera y me encuentre ante el tribunal de Cristo, Él seguro me responderá: Es hora de la eternidad, es hora de la vida eterna.

Padre Óscar Chavarría, correo: padreoskar@gmail.com

...

Notas Relacionadas