“Trueque” de libros

Ejemplares usados pueden cambiarse por nuevos

HOY

 

Los libros son los mejores aliados de la educación y la recreación, pero la adquisición de estos no siempre están al alcance económico de las personas.

 

Pensando en el factor dinero, don Marcial Maradiaga ha intentado dar un giro a esta realidad en su negocio de libros, el que se ubica detrás de la Azucarera.

 

“Aquí vendemos y compramos libros nuevos, seminuevos y usados. Compro lo que me interesa de acuerdo con lo que buscan mis clientes”, dice don Marcial, quien ha estado sumergido en el mundo de los libros por más de treinta años.

 

Reciprocidad

 

Maradiaga ha creado sus propias formas de negocio y aquí el “trueque” o intercambio es una forma válida.

 

“Dada la condición de los clientes, que no tienen para un libro nuevo, y se acomodan con un usado. Es una forma de ayudarnos, al comprador y a nosotros”, dice Maradiaga.

 

Otra de las situaciones es que las personas no siempre tienen todo el dinero para llevarse el libro nuevo que necesitan. Pero las personas pueden llevar otros libros, usados o seminuevos y estos sirven como un descuento para la nueva adquisición.

 

Es decir, el valor total de los libros que van a cambiar se le deducen al libro nuevo que se pretende comprar, de manera que solo se paga la diferencia, explica Jessica Maradiaga, hija de don Marcial.

 

En el negocio de Maradiaga abunda la variedad de libros. Y en las épocas escolares no faltan los libros por recomendaciones académicas, tanto para las escuelas y colegios, al igual que las diferentes carreras que imparten las universidades.

 

En el caso de los libros nuevos, don Marcial asegura que los precios son exactos a los que ofrecen las empresas distribuidoras.

 

La literatura general también es parte del repertorio de don Marcial, “aquí trato con todo tipo de clientes y lectores”, afirma Maradiaga.

 

De acuerdo con Jessica al comprar un libro usado, en lugar de uno nuevo puede haber una diferencia hasta de doscientos córdobas o más, dependiendo de que libro sea.

 

Esta joven desde que tiene uso de razón conoce que su papá se dedica al negocio de libros, un oficio que ha admirado y que ha logrado aprender.

 

Actualmente es la única de sus hermanos que trabaja directamente con su papá, pero quizás sea de manera temporal, asegura.

 

Comprar y vender libros nuevo. Comprar y vender libros usados. Cambio de libros usados por nuevos.

 

”Dependemos de la variable. De cómo se comporta la variable (las personas). El comprador me da la pauta a seguir”, declara Maradiaga. A la hora de comprar libros no existen precios establecidos, “se hacen arreglos convencionales” entre vendedor y comprador, y viceversa. Para los precios se toma en cuenta el tipo de libros, estado del libro, vigencia.

 

“Todo el tiempo hemos subsistido (del negocio) del libro. Yo trabajo con mi papá temporalmente”. Jessica Maradiaga,hija de Marcial

 

...

Notas Relacionadas