Adaptación escolar

La escuela es un lugar primordial al que los niños deben adaptarse

Captura maestra
Los docentes deben crear juegos divertidos y educativos para los niños

¿Quién no recuerda su primera vez en el colegio? Los llantos y miedos que pasamos cuando mamá se iba y nos dejaba con aquella maestra y niños que ni siquiera conocíamos. Esta escena parece repetirse una y otra vez en la vida de cada persona.

Para todo siempre hay una primera vez y cuando se trata de experimentar siempre se siente cierto temor por lo nuevo, en el caso de los niños es más difícil para ellos adaptarse a cosas nuevas como la escuela por ejemplo.

Ese llamado segundo hogar, que es tan crucial e importante en nuestras vidas, se convierte en un terrible desafío para todos.

Captura niña

Sus caritas haciendo pucheros, lágrimas y pataletas son en muchas ocasiones las armas perfectas para que mamá se apiade de ellos y se los lleve de regreso a casa.

Pero este es en realidad el error más común que los padres cometen, ya que harán que el proceso de adaptación del niño al colegio se prolongue.

Nuevo ambiente

De acuerdo con la psicóloga Karla Angulo, la adaptación escolar es cuando se realiza un desapego de la madre, padre y del hogar, y se ingresa a un medio nuevo donde se abre un abanico de posibilidades, aquí el niño tendrán que adaptarse a nuevas situaciones, personas y normas de convivencia, cada niño lo elaborará internamente de diferente manera.

“La escuela es un lugar desconocido que puede producir en la niña o el niño sentimientos de pérdida y abandono, frente a la seguridad y protección de su mundo familiar. Pero, es además, un lugar lleno de sugerencias y propuestas atractivas”, explica Angulo.

Los niños necesitan tiempo y buenas experiencias dentro de la escuela y comprobar que cada día suceden las mismas cosas y que sus padres siempre vuelven a buscarles, mostrándoles su alegría por el reencuentro.

Captura mamá

“Es normal que el niño sienta temores internos tales como inseguridad, angustia, miedo, etc. pero estos se irán desvaneciendo poco a poco a medida que el niño exprese sus sentimientos”, indica.

Nada ni nadie puede evitarlos. Solo él mismo, de forma voluntaria, decidirá superarlos, llegado el momento. Por ello hay que respetar el ritmo de adaptación de cada niño y apoyarlos con mucho amor y paciencia

Un pilar importante

El maestro se convierte en un pilar principal para que el niño pueda adaptarse al ambiente escolar.
Con relación a Cinthya Corea, experta en pedagogía, el maestro debe brindar la confianza y ejercer el papel de mamá con el menor.

“Sus palabras deben brindarle confianza, además puede poner en práctica dinámicas que hagan el ambiente tranquilo, pero a la misma vez divertido y educativo”, agrega la experta.

La atención individualizada, pero no exclusiva, sobre todo, en los momentos cotidianos como llegadas, despedidas, comidas; entendiéndolo como momentos de gran importancia para la relación individual-afectiva con el niño, tratando de evitar prisas, agobios o nervios, son estrategias efectivas en los docentes.

“La conducta agresiva del niño debe entenderse como una forma de relación normal a esta edad y más en el periodo de adaptación. Los límites a esta conducta se deben poner por parte de los educadores de una forma no agresiva y sin tensiones, al igual que el resto de los límites educativos que se apliquen en la escuela o centro infantil”, finaliza.

Captura figuras

 

...

Notas Relacionadas