El mal de la cleptomanía

La cleptomanía es un trastorno que puede desencadenar en otros problemas

Captura55

Marina es una pequeña de 12 años, ella sabe que hay cosas a las que ella no tiene acceso como la billetera de papá, pero la regla fue destruida el día que sacó de la cartera un billete de cincuenta córdobas.
Al obtener el billete en sus manos, esta obtuvo una enorme satisfacción, pero luego la magia se desbarató porque supo que lo que había hecho estaba mal.

Esa actitud compulsiva que la pequeña tuvo se repitió una y otra vez, y de alguna manera se volvió parte de su personalidad.

Pero esta no es una actitud normal en las personas, es más bien un trastorno psicológico llamado “cleptomanía”.

Para la experta en psicología Jahaira Castro, la cleptomanía es un deseo profundo por obtener algo, que muchas veces no se necesita, pero que la mente ordena obtener.

“Es un tipo de trastorno donde no se tiene control de los impulsos, es como una tentación irresistible por cometer el hurto, lo más terrible de este caso es que los cleptómanos saben que lo que están haciendo es dañino para él o ella y para otras personas, pero no pueden evitarlo”, expresa Castro.

Culpabilidad

A diferencia de los ladrones, las personas con cleptomanía no roban compulsivamente para beneficio propio. Tampoco roban como una forma de rebelión o venganza. Roban simplemente porque el impulso es tan fuerte que no lo pueden resistir.

Captura25

La mente no piensa en nada más que no sea obtener lo deseado y los impulsos de las personas lo hacen actuar más que pensar, durante el hecho estos se sienten satisfechos, felices, pero a los minutos se sienten incómodos, ansiosos y muy culpables.

“Los cleptómanos no planean su fechoría, sino que actúan de manera espontánea, los objetos robados ni siquiera pueden tener tanto valor monetario, y las víctimas pueden ser los propios familiares y amigos”, explica Castro.

Trastorno

Este padecimiento puede estar relacionado con problemas en los neurotransmisores, donde se produce una sustancia química del cerebro llamada serotonina.

“La serotonina regula los estados de ánimo y emociones. Los niveles bajos de serotonina son comunes en personas propensas a comportamientos impulsivos, como los cleptómanos”, apunta.

Este padecimiento también puede estar relacionado con trastornos adictivos, y robar puede causar la liberación de otro neurotransmisor llamado dopamina.

“Esta hormona provoca sensaciones placenteras y algunas personas buscan esta sensación gratificante una y otra vez robando. Otra de las causas también podría ser el factor hereditario, si en los genes se tiene el porcentaje de las hormonas que poseen el trastorno”, aclara la experta.

Captura11

Captura88

...

Notas Relacionadas