Gigantes y Orientales: Una mirada a los dos primeros juegos de la serie final

Gigantes han metido en miedo al Oriental en la final de la LNBP.

Gigantes

 

Gigantes
Los Gigantes están arriba 2-0 en la serie final contra el Oriental de Granada.

HOY

Quitándose las ropas en el camerino de los Gigantes, haciendo retroceder la rueda del volumen del aparato de sonido que bañaba el ambiente con música de banda, Ramón Flores construyó una frase redundante, pero cierta.

“Somos unos Gigantes crecidos”, dijo. “Aunque estábamos destinados al menosprecio por las estadísticas, logramos crecer, somos unas fieras”, agregó.

Comiendo en el primer asiento del bus que los llevaría de regreso a Granada, Raúl Marval, mánager del Oriental, se negó a responder una sola pregunta. Dos momentos, una sola verdad.

Lea: Oriental cuidadoso de cara a la final con los Gigantes

Primero fue Vasquéz

Róger Luque y Carlos Téller se desastillaban el brazo en el primer partido, sin anotaciones hasta el sexto capítulo, tramados en un duelo de picheo. Ambos sobrevivían a las arremetidas contrarias. Pero Wuilliam Vásquez disparó un cuadrangular solitario en el que es llamado el inning de la suerte, el séptimo, para girar la historia.

Y más tarde, en la clausura del octavo, Yurendel de Caster remolcaría al plato desde la intermedia a Mark Joseph.
En casa las gargantas callaron, lamentándose de haber dejado diez corredores en base.

Luego fue Mateo

Rodney Rodríguez se paró a lanzarle a los Gigantes con un brazo desorientado, perdido. Rubén Mateo no lo perdonó con dos hombres a bordo y enloqueció a los rivenses. Quebrantó un empate a una carrera en el tercer capítulo y en total los Gigantes anotaron seis carreras. Rugió Ramón Flores con dos imparables y tres empujadas y Paul Estrada cargó con el triunfo. Segunda estocada.

Lea: Gigantes de Rivas y Tigres de Chinandega a duelo clave

...

Notas Relacionadas