Huleras: un Instrumento de peligro

El uso de huleras es un riesgo para animales y personas

HOY/ Raquel Acosta

Huleras2
Elaborar huleras, en el negocio de Víctor Alonso, es un trabajo de todos los días para ofrecer a los clientes que compran por mayor y al detalle en el Galerón de Artesanías. FOTO: HOY/Jader Flores

Si bien es cierto la elaboración y uso de las huleras, resorteras o tiradoras son parte de una práctica tradicional que nació en el campo y se extendió a la ciudad, poco a poco están siendo eliminadas, dado el alto peligro que representa para todo lo que tiene vida.

Arlen Téllez, coordinadora de educación ambiental de la ONG Sonati en León, considera repudiable el uso que tiene este instrumento. Ya que la mayoría de las personas utilizan una resortera para cazar, una actividad que pone en riesgo a las especies.

El garrobo, las iguanas, conejos y aves en general son algunos de los animales que más sufren por el mal uso que se hace de este objeto.

De acuerdo con Téllez, las huleras no pueden verse como una forma de recreación dado que el impacto ambiental que provoca su uso pudiera ser catastrófico.

“El ecosistema es como una cadena y cada ser vivo es un eslabón, si uno de ellos faltara la cadena no podría cumplir su función”, enfatiza la educadora ambiental.

En el caso del garrobo, se trata de una especie endémica (única), del Bosque Seco Tropical, característico de occidente y la caza puede llevarlo hasta su extinción total.

En otro caso una hulera puede lesionar gravemente a una persona, por lo que se debe tener cuidado.

Artesanales

No obstante, la elaboración de las huleras es una actividad que todavía realizan algunos artesanos.

Don Víctor cuenta que él creció en el campo; y cuando vino a la capital vio en las huleras una opción de negocio. Así que decidió elaborarlas él mismo.

Todo lo que necesitan son ganchos de la madera Cachito, los que son comprados por sacos. Esta madera es considerada la más propicia para el instrumento.

Los hules son comprados por yardas y luego se recortan con la medida que necesitan. El cuero lo compran por pliegos grandes, por sacos, del que extraen de diferentes tamaños con la forma que necesitan.

Finalmente se hace uso de cintas de neumáticos para atar las partes que dan forma a la resortera.

Rudy Palacios, de 28 años, uno de los tres varones que trabajan con Alonso, ha hecho resorteras gran parte de su vida. Aprendió a elaborarlas para uso personal, porque vivió en el campo y ahora las crea por trabajo.

“Uno se acostumbra con el tiempo. Pero golpea estar todo el día amarrando tiradoras”, comparte Ruy, encargado de hacer los amarres finales de este objeto.

Ser consciente con el uso de una resortera será de gran ayuda para los seres vivos.

Variedad

Huleras1
Las huleras tienen la función de un arma y no de un juguete, se recomienda tomar precauciones. FOTO: HOY/ Jader Flores

 

 

Víctor Alonso vende cuatro tipos de huleras: de un solo hule, doble hule, triple hule y hule de sonda. Entre más resistente se considera la hulera, más alto es el precio.

80 córdobas es el precio de la docena de resorteras de un hule. La de hule doble cuesta 150. Y la triple 240; las elaboradas con sondas valen 280.

Entre 10 y 15 docenas de huleras pueden elaborar en el negocio de don Víctor.

En el verano es cuando se da la venta de este instrumento.

...

Notas Relacionadas