Robó y se lavó las manos con agua bendita

Se hirió en la puerta y se llevó pocas limosnas

HOY

ROBO 6
La sangre del ladrón quedó regada en la entrada de la parroquia. Foto: Wilih Narváez

“El Señor no se dejó robar fácilmente”, dijo entre carcajadas el padre guatemalteco Mario Fajardo, tras enterarse que un ladrón resultó herido al robar una alcancía de la parroquia San Juan Bosco de Managua.

La madrugada de ayer sujetos forzaron una puerta hecha de madera y vidrio provocándose la herida uno de ellos.

Sin embargo, no desistieron del robo y desprendieron la alcancía que estaba en la pared.

POCO DINERO

El párroco afirmó que el miércoles sacaron las limosnas por lo que considera que el botín robado fue poco.

Antes de huir el delincuente se lavó la sangre con agua bendita como si tal limpiaría su pecado en una pila bautismal.

Luego agarró la alcancía, la rompió con un pedazo de hierro, sacó el poco dinero y la dejó tirada.

Agentes de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) se presentaron a la parroquia para realizar las investigaciones. Además, utilizaron la técnica canina.

A pesar que dos vigilantes cuidan la parroquia, estos no escucharon cuando llegaron los ladrones.

ROBO 3
Distintas especialidades de la Policía investigan el robo. Foto: Wilih Narváez

...

Notas Relacionadas