Arnulfo Obando, el hombre esquina

Está nominado a Entrenador del Año por la Revista The Ring

Arnulfo Obando
Arnulfo Obando dirige la esquina de Román González hace cinco años.

HOY

A Arnulfo Obando se le ha visto despertarse de madrugada en los campamentos de entrenamientos de Román “Chocolatito” González. Espantados los fantasmas del sueño, enciende el aparato de sonido y acude a la cocina para prepararse un cafecito. Si nadie lo secunda en ponerse en pie, gira la rueda del volumen. En su boca vive la palabra disciplina y la hace valer.

Creyente de Dios y supersticioso a la vez, Obando ha estado en la esquina de “Chocolatito” en sus últimas 19 peleas, 11 de ellas han tenido que ver con título del mundo. Un cigarro en la juntura de los labios y su peinado estrambótico, muy parecido a la cresta de un gallo con raya al lado, vienen a ser dos aspectos que lo distinguen.

Cuando lo tomó en sus manos, Román González era campeón del mundo. En aquella pelea madrugadora con Yutaka Niida en Japón, Gustavo Herrera era quien estaba al mando. Por asuntos que solo ellos conocen, el lazo que los unía se rompió y para su cuarta defensa con el mexicano Iván “El Pollito” Meneses, Obando recibió la oferta. De ahí hasta ahora han pasado cinco años, los que se suman a los 19 que tenía como entrenador.

En sus años de juventud, Obando fue un todólogo. Ora vendo, ora manejo. “Mi vida ha cambiado. Ahora te digo que vivo bien, me ajusta como para comer frijoles y pollito”, dice a carcajadas.

Tiene 53 años y la cara surcada, cinco hijos de dos mujeres, y el sueño de seguir siendo el entrenador de “Chocolatito”.

También puede leer: Román “Chocolatito” González recibe otro premio

...

Notas Relacionadas