Apasionado de su trabajo en el comedor de La Purísima

Don Juan Francisco Mendieta busca ayuda para el Comedor La Purísima que atiende a personas mayores

HOY / Mynor García

039
HOY / Mynor García

Autor: Mynor García

HOY / Carazo

Juan Francisco Mendieta Velásquez es administrador del comedor “La Purísima”, el cual atiende a personas de la tercera edad en Diriamba, Carazo. Lleva cinco años desempeñando ese cargo y asegura que es una tarea nada fácil.

Este señor de alta estatura, barba blanca, considera que para trabajar en una institución como a la que pertenece, se debe —primero que nada— tener vocación de servicio hacia las personas de la tercera edad, ya que ellos tienen diferentes carácter y su propia historia, por tanto se hace difícil quererlos cambiar o moldear.

Don Juan Francisco es técnico en Administración de Empresas y por mucho tiempo se dedicó al manejo de las fincas de café. Recuerda que la señora Marcia Baltodano, actual presidenta del comedor, lo invitó a servir en el sitio y de esa manera se quedó en el puesto que actualmente ocupa.

Al inicio solo recibía una ayuda monetaria, la cual utilizaba para realizar gestiones de la misma organización benéfica. Se considera fiel creyente a San Sebastián y fanático del equipo de futbol de primera división: Los Caciques del Diriangén.

Busca ayuda

Lo que más le apasiona de su trabajo es buscar la subsistencia del comedor, andar en la calle gestionando ayudas, pero que a veces no es necesario porque el alimento que requieren sus huéspedes llega del buen corazón de las personas dadivosas.

Mendieta tiene 59 años, dice que la relación con los abuelitos se da a través de una relación directa. Ellos como institución revisan todos sus antecedentes, toman en cuenta la edad, procedencia, salud, familia y la parte psicológica que es la más difícil.

Expresa que seguirá ayudando a los más necesitados, hasta que Dios le preste las energías necesarias.

Historia y presupuesto

El Comedor La Purísima es una asociación que nació en 1970 como una iniciativa de un grupo de personas preocupadas ante la problemática de la extrema pobreza que impera en el municipio, es de esa manera que se logra contar actualmente con una casa que alimenta, viste y calza como mínimo a sesenta adultos mayores que en su mayoría han sido abandonados por sus familiares.

En una primera instancia el edificio fue utilizado como la Casa del Obrero, luego fue la sede de la Cruz Roja, posterior un asilo y ahora el comedor.

Las familias Echeverri, Briceño y Gutiérrez fueron los pioneras de este proyecto que garantiza la alimentación de estos veteranos.

En 2006, con la Personería Jurídica el diputado Wálmaro Gutiérrez, a través de la Asamblea Nacional y el Ministerio de la Familia, logra la aprobación de un presupuesto anual para alimentar a estas personas, lo que representa —como— un cincuenta o sesenta por ciento en gastos y mantenimiento de este albergue.

Con la ayuda mensual de una empresa portuaria han logrado cubrir con algunos gastos y últimamente con la Embajada de Alemania han hecho algunos cambios en la infraestructura y en los equipos de cocinas y almacenamientos de alimentos.

Todas estas personas desamparadas, antes de ser parte de la asociación, pasan por un chequeo médico que garantiza el buen estado de salud, requisito que es orientado por el Sistema de Integración Local de Atención Integral en Salud (Silais), Carazo.

HOY / Mynor García
HOY / Mynor García

En el Comedor La Purísima hay seis trabajadores que no llegan ni siquiera al salario mínimo y dos voluntarios que reciben una especie de ayuda.
De lunes a sábado los abuelitos son atendidos en este lugar donde se les garantiza el desayuno y almuerzo, cuentan con un menú, pero este a veces varía por los donantes de comida.

Casado

Don Juan Francisco Mendieta está casado con Rosario Muñoz, con quien procreó cuatro hijos y vive en el barrio La Mascota, en el municipio de Diriamba, de donde es originario.

...

Notas Relacionadas