Pareja de canadiense fue enviada a juicio

Marbely Palma Cortez es acusada de ser coautora de los delitos de robo agravado y homicidio

Marbely Palma cuando era llevada a los juzgados. Foto: Mynor García

HOY/Mynor García/Carazo

Marbely Palma cuando era llevada a los juzgados. Foto: Mynor García
Marbely Palma cuando era llevada a los juzgados. Foto: Mynor García

Marbely del Socorro Palma Cortez, de 24 años, ayer fue llevada a los Juzgados de Diriamba, donde es acusada de ser la coautora de los delitos de homicidio y robo agravado en perjuicio de quien era su pareja, el canadiense Rajan Deedar Gill, de 62 años.

La juez Carol Urbina Medrano, titular del Juzgado de Distrito Penal de Audiencia de Diriamba, envió a juicio a Palma y al otro acusado José Faustino Vanegas Cruz.

La judicial también giró orden de captura para José Amílcar Vanegas Cruz, alias “Chilongo” y César Gamaliel Solano Estrada, prófugos de la justicia.

El juicio fue programado para el 16 de febrero del próximo año.

Ambos acusados esperarán la fecha de juicio en prisión preventiva.

El abogado defensor de Marbely, Róger Reyes, solicitó a la judicial que se traslade a su cliente de las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial Nacional (“El Chipote”), en Managua, a las celdas preventivas de Carazo.

Pero la juez argumentó que por medidas de seguridad se iba mantener en las celdas de “El Chipote”.

LOS HECHOS
Rajan Deedar Gill fue encontrado muerto el pasado 29 de noviembre en su Quinta Azul, ubicada en el balneario de La Boquita, Diriamba, Carazo.

La acusación fiscal indica que el 28 de noviembre pasado, la mujer se reunió con “Chilongo” en el mercado de Diriamba y este le entregó dos pastillas de Bromazepán, para dormir al extranjero.

Ambos acordaron que cuando las pastillas hicieran su efecto, Palma haría señas desde la casa hacia la costa, donde esperarían a los otros sospechosos.

El domingo 29 de noviembre ella llegó a la quinta en La Boquita y aprovechó un descuido para echarle las pastillas al extranjero en una copa de vino.

Los sujetos aprovecharon para entrar, utilizaron guantes de látex para no dejar huellas, tomaron un cuchillo, cortaron unas manilas de unas cortinas y con unos trozos de mecates, que también llevaron, amarraron a Rajan Gill, quien se encontraba en su habitación inconsciente.

ROBO
Cuando Gill despertó, los hombres lo golpearon con un extintor en la cabeza, luego en el abdomen, le taparon la boca y todo esto habría provocado su muerte.

Los delincuentes luego de haberle quitado la vida al canadiense se llevaron una caja fuerte, un televisor plasma, una computadora, grabadora, piano, guitarra, cafetera, taladro y la camioneta Mitsubishi que luego dejaron abandonada cerca de Las Esquinas, San Marcos.

Marbely fue quien interpuso la denuncia en la Policía, pero luego fue acusada como coautora de la muerte y el robo.

...

Notas Relacionadas