No soportan el hedor del lodo de un manjol

El hedor de los desperdicios entra a las viviendas que se encuentran hasta a dos cuadras del manjol.

Autor: Melissa Aguilera

IMG_3298
Cada vez que pasan los vehículos encima del lodo que sacó del manjol, el hedor aumenta. Foto: Melissa Aguilera

 

HOY

Alrededor de dos cuadras de calle del barrio 19 de Julio, ubicado en el Distrito Uno de Managua, están impregnadas de olor a heces fecales. Esto luego que trabajadores de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) dejarán regada la suciedad que sacaron de un manjol.

En esa zona del barrio, localizada del costado este del colegio Bautista dos cuadras hacia el Este, constantemente se taquean los manjoles, por los que los habitantes piden a cada momento la presencia de las cuadrillas de la institución.

“Ayer (miércoles) vinieron casualmente unos de Enacal, ahí estuvieron en la esquina, limpiaron el manjol, sacaron todito el lodo y lo dejaron ahí y ese hedor es tremendo, se recorre más de la cuadra. Aquí hay comedores, pero quién va a querer comer con toda esa “tufalera” que hay”, comentó doña Sandra González, pobladora del barrio.

Añadió que la mayoría de los vecinos debe ir a comer al fondo de sus casas para tratar de sentir con menor intensidad el hedor que proviene de la suciedad que se extrajo del manjol.

“Aquí afuera a veces no se puede estar porque se viene bien fuerte el hedor, ni al porche de la casa se puede salir a veces, entonces una busca irse al patio de la casa porque así igual ha pasado las veces anteriores que han venido a limpiar eso, que la cochinada queda en la calle”, indicó González.

Empeora

Los habitantes que viven cerca de donde se encuentra el manjol aseguraron que al mediodía el hedor de los desperdicios se torna aún más fuerte de lo normal.

“Al mediodía esto es horrible, no sé si sea porque el sol está más fuerte y se alborotará más el tufo o quién sabe si hay otra razón, pero hasta da más ganas de vomitar. A mi desde anoche me ha tenido con dolor de cabeza ese hedor a putrefacto”, dijo doña Magda Arana, habitante del barrio.

Señaló además que cada vez que los vehículos también pasan encima del lodo empeora el tufo “porque como las llantas de los vehículos remueven la suciedad, todo el hedor se riega todavía más”.

 

...

Notas Relacionadas