¿Quién causa tanta alegría?

Nicaragua celebra hoy con bombos y platillos a la Concepción de María

Quién causa tanta alegría.

Gloria Acosta Pérez

HOY

El olor a las flores tradicionales como la pascua, pastoras y el madroño ya se siente por todo el territorio nacional.

Ya falta poco para que el reloj marque las 6:00 p.m. y se escuche el grito tradicional en las diferentes catedrales que enciende a toda Nicaragua con la consigna: ¡¿Quién causa tanta Alegría?!, a lo que el pueblo mariano responde: ¡La Concepción de María!

“La Gritería para mí son tres cosas, lo primero compartir lo que Dios nos da, segundo tiene que ser signo de la alegría que da el Señor cuando se le tiene en el corazón con María, y tercero la Gritería hoy en Nicaragua tiene que ser un momento de unidad, tenemos todos un mismo pensar y un mismo sentir, somos unidos, somos agradecidos y por eso compartimos”, explica el padre Óscar Chavarría, rector de la Universidad Juan Pablo II, en Managua.

Según este sacerdote, “la Gritería toma sentido cuando lo que me motiva no es tanto lo que me den (Gorra), sino la alegría de saberme cristiano, la alegría de saber que Jesús nació en el seno santísimo de la Virgen María, porque es la llena de gracia, y en ella le proclamarán todas las generaciones. Y si van con ese espíritu el bendecido recibe bendiciones y si no va con ese espíritu va a una cuestión social que no toca su corazón, ni su fe”, refiere.

De antaño

Sobre cuándo inicia esta tradición que mueve a miles de nicaragüenses por las calles y diferentes barrios para cantarle a todo pulmón a la Virgen María, Chavarría menciona que no hay fecha exacta de cuándo inició.

Se dice que esta tradición tiene más de un siglo de existir en nuestro país y se realiza en vísperas de la celebración de la Inmaculada Concepción de María.

Lea: Fervor mariano

La tradición de la Gritería, además de celebrarse en Nicaragua, ha sido llevada a países como Costa Rica y Estados Unidos por nicaragüenses que radican en estos países, como una forma de mantener la cultura.

También se realiza por devoción o por agradecimiento a milagros que las personas atribuyen a la Virgen María.

Las familias, o algunos miembros de esta, realizan un “novenario” de rezos a la Virgen, es decir, realizan rezos durante nueve días continuos, iniciando el 28 de noviembre, rezos que son privados o con invitados reducidos.

Y el 7 de diciembre se rompen los fuegos, con los cantos y la pólvora, que pone ese toque especial a estas fiestas marianas.

 

Celebre con amor estas fiestas mariana

Es tradición que los nicaragüenses salgan todos los 7 de diciembre entre amigos o familiares a recorrer las calles para cantarle a la Concepción de María, pero para que disfrute al máximo estas fiestas marianas le sugerimos que tome en cuenta estas recomendaciones.

Antes de salir de casa aliste su novenario, chichiles, maracas, pitos, panderetas y si tiene guitarra llévela para que a la hora de cantar se luzcan ante la Virgencita.

No olvide llevar su saco del HOY o bien una bolsa grande para que almacene todas las “gorra” que reciba durante la repartición.

En vista de que en las calles habrá aglomeración de personas y seguramente en algunas purísimas le toque hacer filas largas, es aconsejable que ese día su vestimenta sea cómoda, puede ser camisetas, short y zapatos bajos por si le toca correr.

El padre Óscar Chavarría le aconseja a la feligresía pinolera evitar llevar artículos de valor para no exponerse. Tampoco llevar celulares y ni carteras que contengan mucho dinero. “Cuanto menos anden más tranquilo van a andar, lo que más les pueden robar es lo que les den en las purísimas”.

Tenga mucho cuidado si va a llevar niños, no los suelte para evitar que se le extravíen y se arruine su salida y en vez de vivir alegría, reír y cantar, le toque llorar.

No olvide llevar una botella con agua por si se cansa, el agua es un buen rehidratante.

 

Fuente:

Padre Óscar Chavarría, rector de la Universidad Juan Pablo II, en Managua.

https://vianica.com/sp/go/specials/8-celebraciones-diciembre-nicaragua.html

...

Notas Relacionadas