Activista ecológica

Melania Padilla, cuando no está sumergida en el fondo del mar promueve el cuido del ambiente

 

ROSTRO

 

Dorling López Rivera
HOY

Esta es la historia de una joven buzo que siempre está preocupada por velar por la vida marina. Melania Padilla desde pequeña siempre amó la naturaleza y sobre todo la vida que se desarrollaba en los océanos.

“Me impresionaba la belleza que se oculta en el fondo del mar”, recuerda la joven de 29 años.
Pero hasta el año 2013 que ingresó a la escuela de buceo Dive Nicaragua, es aquí donde empieza su aventura entre los arrecifes.

“Es hermoso conocer Nicaragua desde otra perspectiva. Por ejemplo bucear en Little Corn Island es una experiencia maravillosa y saber que en la isla está prohibido el uso de bolsa plástica para evitar que estas terminen en el fondo del mar, me llena de alegría y debería de ser un ejemplo nacional a seguir”, dice Padilla.

Y todo iba bien en la vida de Padilla, quien a través del buceo profesional disfrutaba de las hermosas playas nicaragüense y de los corales, estrellas de mar y demás especies que se ocultan en las aguas pinoleras, hasta en noviembre del 2014 que en una inmersión en playa El Toro en San Juan del Sur, observó un coral chiquito que estaba invadido por bolsas plásticas.

En acción

Esa experiencia fue la que la motivó a ser parte del escuadrón de Limpieza Subacuática, el pasado 8 de noviembre.

“Los voluntarios recolectamos 3,640 libras de las playa de San Juan del Sur, con un total de 785 unidades materiales retirados de mar”, comenta Padilla.

Según la joven activista ecológica, le da tristeza sacar tanta basura del mar, ya que son objetos que no pertenecen a este medio.
“Creo mucho en el poder del individuo, por eso quisiera que la gente aprendiera con el ejemplo de los otros y a cada uno deberíamos proponernos ser héroes ambientalistas”, señala Padilla, quien desde hace 8 años no utiliza embases de plástico para contener agua y siempre que va de compra utiliza una bolsa reusable.

Su otra faceta

Cuando Padilla no está nadando como toda una sirena entre las profundidades de las hermosas playas nacionales, está en un escritorio trabajando para una compañía internacional de Derecho de Propiedad Intelectual.

“También soy escritora, a la cual le encanta coleccionar sellos y estampillas, e invierto mucho de mi tiempo libre para promocionar desde las redes sociales un activismo ambiental. Siempre comparto leyes para proteger el medioambiente y alternativas amigables que nos ayuden a no dañar más al planeta”, comparte la entusiasta ambientalista de corazón.

Para el próximo año Padilla quiere sentar a escribir su primer libro el cual estaría inspirado en experiencias personales de cuidado ambiental.

“Quiero motivar a los demás a hacer pequeñas acciones que cambien al mundo”, comenta.
A ella le encantaría que en todo el país se promoviera la aplicación de leyes que ayuden a reducir la cantidad de desechos que van a parar a los océanos y mares.

“Podemos sumarnos para evitar producir tanta basura. Podemos empezar a reutilizar los plásticos y el Gobierno debería ponerse firme poniéndoles las multas a todas aquellas personas que tiran basura en los cauces, cuyos desechos van a parar a los océanos”, dice.
Padilla también invita a todos los buzos que tenga una licencia oficial para sumarse al voluntariado de

Limpieza Subacuática que promueve la escuela de buceo a la que pertenece.

Ha apuntarse

“Para sumarse a la iniciativa de la Limpieza Subacuática solo deben contactar a Drive Nicaragua por su página web o por las redes sociales para ser parte de los voluntarios que están limpiando el fondo del mar”, comenta Melania Padilla.
Desde el buceo ella se ha reencontrado su pasión por la naturaleza.

...

Notas Relacionadas