Conductores que hablan o escriben por celular, un peligro cada vez mayor

Una conducta peligrosa cada vez más común en las calles y carreteras del mundo

carro y cel

Bolivia y México son los únicos países de América Latina, uno de los mayores mercados de telefonía móvil del mundo, que no tienen todavía leyes de ámbito nacional contra el uso del celular al volante de un vehículo, una conducta peligrosa cada vez más común en las calles y carreteras del mundo.

 
Quienes usan el teléfono móvil mientras manejan tienen cuatro veces más probabilidades de verse envueltos en un accidente que los que no, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 
El uso de teléfonos “manos libres” no reduce significativamente el riesgo, advierte el organismo en un informe sobre seguridad vial publicado el 19 de octubre, en el que se indica que 1,25 millones de personas mueren cada año en el mundo a consecuencia de accidentes de tránsito y otras 50 millones resultan heridas.

 
En Latinoamérica hay abundancia de teléfonos celulares -este año se llegará a los 400 millones de dispositivos, según Emarketer- y también de accidentes viales, aunque no hay datos fiables sobre hasta qué punto lo primero influye en lo segundo.

 
La abundancia de teléfonos móviles hace que las advertencias de la OMS sobre los riesgos que implican las distracciones al volante tengan una importancia especial para los países de América Latina.

 
“El rápido crecimiento de la posesión y uso de teléfonos móviles, así como de otras tecnologías disponibles en vehículos, genera una gran preocupación a los responsables de diseñar políticas” para que las calles y carreteras sean más seguras, dice la OMS en el informe.

 

Preocupación por todos los conductores

 
La preocupación no es solo por lo que concierne a los conductores de vehículos de cuatro ruedas, pues también los que circulan en moto hacen uso de sus teléfonos móviles cuando se desplazan.

 
La distracción que se produce por el uso del celular, tanto por hablar como por escribir o leer mensajes de texto, es de varios tipos: visual, auditiva, manual y cognitiva. El último tipo es el más peligroso, según la OMS.

 

motociclista hablando

 
Un conductor distraído tiene una capacidad de reacción más lenta, sobre todo si es necesario frenar, y dificultades tanto para mantener el vehículo en el carril por el que circula como para guardar la distancia de seguridad con el vehículo de delante.

 

 

Los mensajes

 
El “texting” al volante también reduce considerablemente la capacidad de conducir bien y los conductores jóvenes son los que corren más riesgos por este motivo, señala la OMS.

 
El informe no da cifras acerca de los accidentes registrados en el mundo por manejar haciendo uso del móvil, pues todavía son pocos los países que recopilan esa información.

 
Sin embargo, el Consejo Nacional de Seguridad de EE.UU. sí lo ha medido: cada año ocurren en ese país alrededor de 1,6 millones de accidentes de tránsito provocados por el uso del teléfono celular al volante. La cifra equivale a un 28 % del total de accidentes.

 
La OMS destaca que 138 países tienen leyes nacionales que prohíben manejar y usar el celular a la vez y hay 31, Argentina, El Salvador, Paraguay y Cuba entre ellos, en donde está prohibido también el uso de los celulares “manos libres”.

 

 

 

...

Notas Relacionadas