Huracán Joaquín golpea Bahamas

La Guardia Costera estadounidense buscaba a un carguero desaparecido con 33 tripulantes

Huracan

La Guardia Costera estadounidense buscaba a un carguero desaparecido con 33 tripulantes a bordo que quedó atrapado en medio del poderoso huracán Joaquín, que este viernes seguía castigando con fuerza a las islas Bahamas.

La Guardia Costera anunció el operativo para encontrar al carguero El Faro, con el que había perdido comunicación, en momentos en el que las autoridades de Bahamas daban cuenta de casas destruidas, inundaciones y cientos de personas sin electricidad en las islas centrales del archipiélago, aun cuando no se reportaban víctimas.

El peligro no amainaba porque el “extremadamente peligroso Joaquín” se ubicaba apenas 15 km al norte de Rum Key, Bahamas, y seguía siendo un huracán de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson de máximo 5, con destructivos vientos de 215 km por hora, indicó a las 18H00 GMT el estadounidense Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés).

El NHC indicó que según los últimos modelos la trayectoria prevista de Joaquín los próximos días lo alejaba de la costa este de Estados Unidos, lo que llevó alivio a residentes y autoridades en varios estados del país, que ya han soportado copiosas lluvias de otros frentes climáticos.

Joaquín seguirá golpeando por lo menos hasta la noche del viernes a Las Bahamas, que desde el jueves reciben su impacto.

Fue precisamente desde cerca de Crooked Island, Bahamas, donde el carguero El Faro envió un mensaje satelital la mañana del jueves alertando que había perdido propulsión y que hacía agua, aunque la situación fue controlada en ese momento, según la Guardia Costera.

Esfuerzos para restablecer comunicaciones con el barco El Faro han sido infructuosos, agregó la entidad, que envío dos aviones para tratar de localizar al barco de 224 metros de eslora y bandera estadounidense que realizaba la ruta entre Florida (sureste de EEUU) y Puerto Rico.

Las islas de Bahamas más afectadas son Long Island, Cat Island y Rum Key, donde las aguas subieron más de un metro, los vientos tumbaron árboles y los residentes se encuentran sin electricidad ni teléfono.

“Es mucha agua. Creo que tenemos 1,3 metros de agua en este momento”, dijo una residente de Rum Key a una radio local. “Necesitamos ayuda”, señaló.

Las escuelas, los negocios y las oficinas del gobierno se mantenían cerradas, mientras que la Corporación Eléctrica de Bahamas indicó que muchas islas se quedaron sin electricidad.

...

Notas Relacionadas