Chikungunya golpea Bluefields

Tras la muerte por dengue tipo dos de un niño de diez años en un barrio de Bluefields, las unidades de salud se han abarrotado de pacientes

 

Sergio León C./ Edición digital

HOY

Tras la muerte por dengue tipo dos de un niño de diez años en un barrio de Bluefields, Caribe sur, las unidades de salud se han  abarrotado de pacientes buscando algún tipo de medicamento que les baje la fiebre a sus vástagos, incluso, mayores de edad.

Al respecto, las autoridades del Ministerio de Salud (Minsa) libran una lucha sin cuartel contra la proliferación del dengue y el chikungunya no solo por Bluefields, sino por todos los municipios de esta región.

“Estamos luchando para bajar los índices, queremos evitar este brote que ya mirábamos venir”, dijo escuetamente la epidemióloga municipal del Minsa, doctora Rosibel Hernández.

“Estamos haciendo visitas casa a casa para detener los casos de dengue y chikungunya, a nosotros se nos ha presentado muchas dificultades, a veces llueve mucho y se nos dificulta salir a las calles, aquí entra en acción la población, hay muchos criaderos de zancudos en los hogares y patios y eso debe pararse”, dijo Hernández.

Aunque ni Hernández, ni la epidemióloga regional Janet López han brindado las cifras oficiales de los casos totales de dengue y chikungunya que afectan a pobladores de esta zona del país, el HOY  constató durante un recorrido por distintos centros de atención pública que muchos son los niños y adultos que reciben atenciones para bajar las altas temperaturas causadas por el zancudo.

Florentín Arnoldo Downs, del programa de Enfermedades de Transmisión Vectorial (ETV), lamentó que durante las jornadas de fumigación por los distintos barrios de Bluefields muchos de los pobladores se oponen a que los brigadistas desinfecten sus hogares.

“Esto se vuelve un problema porque se fumiga una casa y otra no, entonces los criaderos no solo de zancudo se mantienen con vida”, cuestionó el informante, fumigador del Minsa.

...

Notas Relacionadas