Condenan a nicaraguense a 20 años de cárcel por femicidio

La madre de la víctima recordó el calvario que su hija vivió por las continuas agresiones del nicaragüense.

 

Josué Bravo

Corresponsal / Costa Rica

Un nicaragüense fue condenado a 20 años en prisión por el delito de femicidio, sospechoso de propinar a su ex mujer 7 puñaladas, una de ellas en el cuello que le cegó la vida, hecho ocurrido el pasado mes de febrero en Cañas, Guanacaste, norte del país.

La condena fue dictada por el Tribunal Penal de Cañas, al acogerse el nicaragüense de apellidos Jirón Espinoza, de 24 años, en un proceso abreviado que evitó encarar engorroso juicio por haber asesinado a Gaudy Vanessa Solano, de 31 años.

Según el Organismo de Investigación Judicial, el hombre le propinó a la mujer 7 estocadas una noche de domingo, luego de una discusión verbal entre ambos en una vivienda de de Santa Isabel, en Cañas, porque ella quería irse a bailar.

Jirón habría puesto alto el volumen del radio evitando que los vecinos escucharan los gritos de la víctima. Una herida en el cuello fue la que le quitó la vida, a pesar de que Jirón Espinoza tenía medidas cautelares judiciales para evitar el acercamiento pero últimamente ella permitió su visita a escondidas.

Los agentes judiciales encontraron a la mujer tirada en el piso y rastros de sangre en la cama, así como el piso ubicado entre el cuarto y la sala.

La madre de la víctima, María Esther Salguera, recordó el calvario que su hija vivió por las continuas agresiones del nicaragüense. “Él era muy agresivo y cundo se la llevó de aquí no le permitía hablar conmigo”, dijo la señora en ese momento desde Cañas.

A mediados del año pasado la pareja se fue a vivir a Nicaragua. Según Salguera, sacaron a los hijos de la escuela y él se la llevó engañada. “Estando en Nicaragua le prohibió que me hablara y no dijera donde estaban, de lo contrario me mandaría los niños (muertos) en bolsas plásticas”, recordó.

“Con ayuda de un amigo hice las gestiones para que regresara. Se vino como un mes después, porque allá mucho la maltrataba, mucho le pegaba”, añadió.

Al momento del crimen la víctima estaba con una amiga, quien salió por un momento de la casa a realizar un mandado y a su regreso, supuestamente observó al sospechoso huyendo en carrera de la vivienda.

Cuando la amiga ingresó a la casa, encontró a Solano ya sin vida sobre la cama y con heridas de puñal en varias partes del cuerpo. Alertó a la policía.

Los investigadores judiciales hallaron las siete heridas de puñal distribuidas en el cuello, mano, brazo, pecho y espalda de la víctima.

La Fuerza Pública detuvo al sospechoso aproximadamente hora y media después de haber cometido el crimen, caminando en la calle del barrio Las Cañas, de Cañas.

...

Notas Relacionadas