Ángeles y colores

Yeso y barro llega desde León, San Juan de Oriente y La Paz Centro para ser pulidos en Catarina

 

 

HOY

 

Cuando se menciona el nombre de Catarina, lo primero que se piensa es en su mirador con la Laguna de Apoyo como paisaje principal y a la mente se viene una especie de arcoíris que vislumbra la entrada a ese lugar turístico.

 

Ese arcoíris se hace realidad con la cantidad de artesanías que hay en la calle que va hacia el mirador de Catarina, conocida como La Villa de las Artesanías, las que son exhibidas para que los visitantes locales y extranjeros lleven no solo fotos del lugar, sino un recuerdo que adornará sus hogares.

 

Entre esos puestos de venta está el de María Elena Gallegos, quien tiene ocho años de ofrecer la gran variedad de artesanías y que se destaca por los ángeles pintados de una forma magistral.

 

Esos ángeles, propios para ponerse en las salas de las casas, son pintados por la propia María Elena Gallegos, en una labor que comienza con la llegada de la materia prima desde León, San Juan de Oriente y La Paz Centro.

 

“Tenemos proveedores que nos traen el yeso de León y el barro de San Juan de Oriente y La Paz Centro y la pintura nosotros la hacemos en Catarina”, indica María Elena Gallegos.

 

Varias artesanías de ángeles respaldan las palabras de esta mujer que se enorgullece en señalar: “Esos los pinté yo”.

 

María Elena indica que todo lo compran rústico y que es en Catarina donde le dan el toque final a esas artesanías en jornadas que comienzan muy de mañana y finalizan casi en horas de la noche, para que estén listas para su venta al día siguiente.

 

Precios

 

Con respecto a los precios, María Elena señala que un adorno de cinco piezas con su base de vidrio y tres piezas arriba vale 800 córdobas y las piezas pequeñas oscilan entre los 150 y 280 córdobas.

 

Y no se crea que son los turistas extranjeros los que más compran la artesanía que se vende en Catarina, sino que somos los propios nicaragüenses quienes trasladamos esas piezas a nuestras casas.

 

“Cuando más vendemos es en fines de semana y días feriados y los nicaragüenses son los que más consumen”, afirma la artesana de Catarina.

 

Hay representaciones de frutas de todas las conocidas en Nicaragua. Los mangos parece que fueran reales lo mismo que las manzanas y ya no se diga en las lapas que se les anexan colas hechas con pedazos de llantas.

 

“En toda la calle casi todos nos dedicamos a esto”, puntualiza María Elena, para precisar que solo en su cuadra son nueve negocios, cada quien dándole su punto de originalidad.

 

En todas las ventas de artesanías predomina el barro y llama la atención que además de representaciones de la fauna nacional con sus bellos colores, se esté sumando figuras como Mickey Mouse que no tienen nada que ver con nuestra identidad nacional.

 

De esa calle hacia el este se mira una pendiente que culmina en el mirador de Catarina, desde donde se aprecia la Laguna de Apoyo que puede ser bordeada a pie o en caballo dependiendo del gusto de los visitantes, no sin antes deleitarse con un delicioso mango que abundan en el lugar.

...

Notas Relacionadas