Brazo de oro

"Ir a mi cuarto Panamericano es como un compromiso para hacer las cosas bien", dice Dalila Rugama

 

 

HOY

 

La pequeña Karlys Helena se mueve inquieta en los brazos de su mamá Dalila Rugama, mientras busca meter en su boca la medalla que ambas sostienen entre sus manos, cuando posan para la foto en la sesión para este reportaje.

 

La medalla de Dalila es u

 

na de los galardones de oro que la atleta de lanzamiento de jabalina ha conquistado a lo largo de 12 apariciones en Campeonatos Centroamericanos de Atletismo Categoría Mayor, “pero mi principal medalla es mi hija”, dice Dalila con su pequeña niña de ocho meses en brazos “ella es mi medalla olímpica”.

 

A lo largo de sus carrera deportiva a Dalila le sobran las medallas conquistadas en eventos nacionales, Campeonatos Centroamericanos y del Caribe, hasta Panamericanos, estos dos últimos a nivel juvenil.

 

Dalila se alista para concretar su cuarta aparición en Juegos Panamericanos cuando compita en la cita de Toronto 2015. La destacada lanzadora de jabalina ya ha actuado en Santo Domingo 2003, Río 2007 y Guadalajara 2011.

 

“¿Qué se siente participar en unos cuartos juegos? pues se siente un compromiso más grande por querer hacer las cosas mejor. Tu primer Panamericano se siente como ir a un lugar desconocido, pero luego de tres eventos ya sabes al nivel que vas a competir”, afirma Dalila.

 

“Para esta ocasión espero hacer un buen papel, no quiero desentonar en la competencia”, agrega.

 

CONQUISTA

 

La más reciente conquista de Dalila fue su medalla de oro en el Centroamericano Mayor, que tuvo lugar en Nicaragua, evento que gano con 48.65 para sumar su medalla número 12 en igual cantidad de apariciones en dicha justa.

 

Su paso triunfal se vio afectado dos años por una lesión, y tras regresar en el 2010 tuvo que parar otro año para darle la bienvenida a su primera hija, para luego conquistar su centroamericano número 12.

 

“Lo más duro en mi carrera fue la pausa por lesión, porque dejé de hacer algo que me apasionaba. Cuando tuve que volver a parar por la maternidad, sentí que tenía alguien dentro de mi que llenaba ese vacío que sentía”, explica Dalila.

 

“Ser madre y atleta no es fácil, hay que atender a la niña. Para ir a entrenar tengo que dejarle todo listo para yo estar tranquila y poder concentrarme. Pero mi hija es de las mejores cosas que me ha pasado”, afirma Dalila.

 

Dalila Rugama en Santo Domingo 2003, tiró 44.50 metros, fue décima en su grupo; en Río 2011 tiró 52.36 metros, séptima de diez y en Guadalajara 2011 registró 46.82, ocupó el puesto 14 de 15 competidoras.

 

...

Notas Relacionadas