Labor admirable

Esperanza Boniche además de veterinaria, se dedica a rescatar perros y gatos

 

Melissa Aguilera Montiel
HOY

Rescatar un animal no es ninguna molestia para Esperanza Boniche, una joven veterinaria que a la fecha tiene 13 gatos y cinco perros que ha salvado de un final poco agradable.

Muchos vecinos la llaman loca solo por tener tantos animales, sin embargo a ella no le interesan los comentarios negativos de los demás porque lo único que desea es que sus mascotas reciban cariño y las atenciones médicas necesarias.

“Muchas veces me han llamado loca solo porque le digo a la gente que no les peguen (a los animales), que ahí los dejen y les pregunto que si les gustaría que les pegaran a ellos así como maltratan a los perros o gatos. Ahí ando intentando defenderlos porque no puedo hacer mucho yo solita, pero los que logro tener acá están bien”, dijo Boniche.

El inicio de los rescates

Cada mascota que Esperanza tiene en su vivienda tiene una historia diferente. Algunos de ellos llegaron a su casa porque sus antiguos dueños se los regalaron o los abandonaron, otros porque se los llegaron a tirar afuera de su hogar o sino los rescata porque están solos en las calles.

“Al primer perro rescatado lo dejaron amarrado en el portón, tenía una úlcera en la cornea y lo atendimos. En otro de los casos, unos vecinos se fueron y dejaron abandonadas a dos perritas, me quedé con una y la otra la di en adopción. A otro lo dejó un carro tirado a las 5:00 de la mañana, según me dijo un vecino, y venía muy mal, pero lo recuperamos”, comentó la joven.

La manera en cómo sus mascotas terminaron en sus manos ya es lo menos importante, no obstante, Esperanza no puede dejar de molestarse cuando ve a los animales maltratados.

“Cuando miro a un animal tirado y enfermo lo primero que siento, lamentablemente, es rencor hacia las personas que hacen eso porque es una vida y a mí me parte el alma la verdad verlos tan mal y si no tienen quién pueda ayudarlos más, aunque sea con sacrificio aquí los tenemos”, expresó Boniche.

En estos cinco años la joven ha realizado varios rescates, pero muchas de las mascotas ya fueron adoptadas por familias realmente responsables y que desean solo el bienestar de estas.

Los investiga

Para que una mascota pueda ser adoptada, Esperanza se encarga de indagar en qué condiciones vivirá el animal porque “no puedo permitir que lo maltraten después que ya vivió eso anteriormente”.

“Los que vienen a veces son clientes míos y me dicen que quieren una mascota, entonces como los conozco ya sé que ellos los pueden cuidar, en otras ocasiones la gente me dice que conocen a alguien que quiere un perro o un gato, entonces les hago preguntas y averiguo dónde viven”, refirió la joven.

Añadió que varias personas solo ven a los animales como una máquina de dinero porque “una vez recuerdo que vino un hombre y quería adoptar a una de mis mascotas y cuando supo que estaba esterilizada me dijo que ya no la quería, que así no le servía”.

La última perrita que llegó a su casa fue Eva, la can que el pasado domingo fue rescatada por los bomberos al quedar atrapada dentro de un manjol. Por el momento, solo está esperando que sea adoptada y encontrar a más personas interesadas en las crías que en unos meses tendrá Eva.

...

Notas Relacionadas