Cuatro casas hechas cenizas

Un hidrante facilitó el trabajo que hicieron los bomberos

 

casa 2
La madera vieja facilitó que las llamas consumieran rápidamente las estructuras de las casas. HOY/ WILIH NARVÁEZ

 

Wilih Narváez
hoy

Cuatro pequeñas casas que estaban dentro de un terreno fueron reducidas a cenizas y 23 personas —entre niños y adultos—, quedaron literalmente en la calle.

El siniestro se registró el mediodía de ayer en el barrio Edmundo Matamoros, ubicado de los semáforos de la Nicarao, una cuadra abajo y 20 varas al sur, en Managua.
Francis de los Ángeles Morales Ruiz tiene cinco años de alquilar una de esas pequeñas casas que está a la orilla de la calle.

Asegura que estaba viendo las noticias televisivas, cuando un nieto de la propietaria del terreno salió corriendo y le avisó que había un incendio.

De madera

Las pequeñas llamas se propagaron en las ropas que habían en los cuartos y luego alcanzaron las maderas con las que estaban construidas las humildes casas, hasta convertir el terreno en un infierno.

El trabajo de los bomberos fue intenso, se estima que les costó 40 minutos controlar el incendio por completo. También evitaron que propiedades vecinas se quemaran.
Alba Daysi Suárez, de 80 años, es la propietaria de las viviendas y sufrió un ataque de nervios, pero no ameritó ser llevada a un hospital.

El Gobierno prometió reconstruirles las casas a los afectados.

incendio

Funcionaron

Frente a las casas había un hidrante que funcionó para abastecer a los bomberos.
En total se estima que fueron unos 50 bomberos los que trabajaron. De las causas del incendio se presume que fue un cortocircuito, pero serán los bomberos y la Policía quienes tengan la última palabra.

 

...

Notas Relacionadas