Corredores en aprietos

Ciertos vendedores de muebles piden que estos ya no se coloquen en el Gancho de Caminos.

Rosmalia Ann González
HOY

Por un lado están algunos vendedores de muebles del Gancho de Caminos y por el otro los auxiliares del comercio, conocidos como corredores. Los primeros dicen que estos deben ser desalojados porque les perjudica la venta, mientras que los últimos expresan que sería injusto.

Para conversar acerca de este inconveniente, los oficiales del Distrito Cuatro de la Policía se reunieron con los comerciantes afectados en el sector de La Caimana. Estos entregaron un documento firmado por cien comerciantes para ver a qué acuerdo se podía llegar.

“Los corredores le juegan feo a los clientes porque un mueble que tal vez cuesta cinco mil ellos lo venden en siete mil, entonces al final salen ganando más que el mismo dueño de los tramos. Aparte de eso dan garantía de hasta cinco años, ni las casas comerciales dan eso, después si algo sale fallado el dueño del tramo es el que tiene que atenerse a las consecuencias”, expresa Indiana Suárez, vendedora.

Esta comerciante cuenta que aparte de esto, los corredores le dicen a los clientes que no lleguen a comprar a los tramos que no trabajan con ellos, argumentando a los compradores que lo que ellos venden “no sirve”, botándoles la venta.

“Nosotros no necesitamos de los corredores, durante más de 20 años dejamos que los clientes lleguen a nosotros, solo son algunos comerciantes que se llegan a aliar con los corredores porque son familiares o les gusta estar estafando a la gente, porque los corredores no dejan que los clientes vayan a preguntar a otros lados”, agrega Suárez.

En desacuerdo

Por su parte, los corredores del Gancho de Caminos, que suman unos 60 relatan que ellos se están ganando el dinero honradamente y que los comerciantes, que no están de acuerdo con el trabajo que ellos hacen, venden caro y quieren acaparar todas las ventas, por eso la gente no quiere ir ahí, no es que sea cuestión de ellos.

“Nosotros disponemos de la voluntad de cada dueño, no devengamos un salario fijo pues depende de lo que nosotros vendamos. Lo que pasa es que ellos están enojados porque los dueños de tramos que nosotros ayudamos ganan más que ellos, pero eso es porque estos venden muebles de calidad y más económicos”, explica Carlos Solano, coordinador de los corredores.

Los corredores dicen que estos comerciantes están exagerando y buscando cómo perjudicarlos, ya que por lo general ellos ganan cien córdobas diarios que apenas les alcanza para el almuerzo y que en ocasiones han llegado a los 15 días sin agarrar un solo centavo.

“Ellos están haciendo más grande las cosas, lo más que nosotros damos de garantía es un año, además es imposible que la gente no cotice en otros lados con la situación económica del país, lo que nosotros hacemos es ayudarlos a encontrar algo bueno, bonito y barato”, indica Walter Mora, corredor.

...

Notas Relacionadas