Prometen traslado

Pobladores y vendedores tienen sus dudas de las palabras oficiales.

Lucia Vargas
HOY / Carazo

Una carta compromiso para que se cumpla la promesa del traslado del mercado de Jinotepe a las nuevas instalaciones pidieron ayer un grupo de comerciantes y pobladores ya que temen el incumplimiento de parte de las autoridades.

Cinco administraciones han pasado desde que inició la construcción del mercado y según estimaciones se han destinado más de 100 millones de córdobas en su construcción.

La tarde del lunes el nuevo alcalde de Jinotepe, Mariano Madrigal, y las autoridades políticas del municipio que representan al Gobierno Central, manifestaron que el traslado de los vendedores se dará en un tiempo prudente.

“Ahorita vamos a terminar la cuarta etapa, vamos a reparar las tres etapas primeras que fueron construidas hace varios años y vamos a reparar calles para preparar las condiciones”, dijo Madrigal, la tarde del martes.

El comité pro traslado del mercado, conformado por ciudadanos que de alguna manera se han visto afectados por el crecimiento desordenado del centro de compras, convocaron a una reunión coordinada con la asociación de comerciantes Jorge Matus Téllez, pero la asistencia fue escasa, a pesar que aún quedan muchas inquietudes pendientes de responder, dijeron a los presentes.

Préstamo

Martín Berroterán, vicecoordinador de la asociación de comerciantes, citó que el Gobierno central comunicó a través de sus representantes que hay voluntad política para hacer un préstamo de nueve millones de córdobas y concluir la cuarta etapa del mercado nuevo.

Y que además cuentan con un millón de córdobas para construir la terminal de buses intermunicipales y con 700 mil córdobas para reparar las áreas que se han venido deteriorando con el tiempo en el nuevo edificio.
“Hay otro monto que no lo tenemos, pero vamos a solicitar a la Alcaldía que nos den todos los montos a usar”, dijo el comerciante.

Por su parte el arquitecto Alejandro Del Carmen, quien realizó un diagnóstico en las instalaciones abandonadas del nuevo mercado a petición de las autoridades municipales, dijo que se necesita limpieza, pintura, reparación de azulejos y otros trabajos menores. Agregó que los servicios higiénicos están en perfecto estado, mientras que el techo solo en una pequeña zona está dañado.

Con relación a la cuarta etapa, dijo que se va a cerrar con un material llamado convitex, que es aislante del calor, resistente a golpes y de calidad buena. Entre otros trabajos pendientes falta instalar más de 200 cortinas de metal para las puertas y asegura que la parte eléctrica está en buen estado.

“Con relación al agua potable, tienen una bomba que lleva el agua a dos tanques con una buena presión para abastecer todo el mercado”, sostuvo.

...

Notas Relacionadas