Ojo con los ronquidos

La apnea del sueño puede complicar el estado de salud de quien lo padece

 

Byanka Narváez Godínez
HOY

Es la una de la mañana y de repente te despertás asustado sin saber qué paso, la respiración está acelerada, intentás volver a dormir pero no podés y así pasás hasta que es hora de levantarte. Esto no es normal, se llama apnea del sueño.

Es un trastorno común en el que la persona hace una o más pausas en la respiración en la noche durante el sueño. Estos episodios sin respirar pueden durar segundos e incluso varios minutos y pueden ocurrir unas 30 veces por hora aproximadamente, explica el médico internista, Neri Olivas.

Uno de los síntomas evidentes son los ronquidos. Ese sonido que surge por una contracción en la garganta al momento de expulsar dióxido de carbono por las narices o boca. Cuando la garganta se contrae demasiado es cuando la persona se escapa de ahogar y despierta asustada sin saber qué paso.

El tipo más común de apnea del sueño es la apnea obstructiva del sueño. En ella las vías respiratorias se estrechan o bloquean durante el sueño, causando respiración superficial o pausas en la respiración.

Cuando la persona trata de respirar, el aire que logra pasar por la parte obstruida puede causar ronquidos fuertes.

“La persona que padece de este problema tiene un sueño de mala calidad y siente cansancio durante el día.

Estos se duermen sin percatarse porque han tenido una mala noche y hasta pueden provocar accidentes porque se pueden quedar dormidos en cualquier lado, incluso manejando”, detalla Olivas.

Incluso se puede experimentar un sueño más ligero, pesadillas así como baja de energía, menor productividad, mal humor, irritabilidad y disminución de la conciencia mental.

Diagnóstico

Como los episodios de la apnea solo se dan en la noche, es muy difícil que sea detectada por el médico de cabecera, ya que el paciente se olvida de que se escapa de ahogar por las noches.

El primero en notar los signos de la apnea del sueño puede ser un familiar o quien duerme en la misma cama con la persona afectada, porque escucha los ronquidos constantes y esos episodios donde se escucha como si la persona se atraganta.

El especialista detalla que las personas más propensas a sufrir esta situación son aquellas que tienen sobrepeso, problemas cardiovasculares, fumadores y problemas del corazón.

Tratamiento

La primera opción para un pacientes que sufra apnea del sueño puede ser el cambio de estilo de vida, es decir una rutina donde se incluyan hábitos más saludables como el ejercicio y comidas sin mucha grasa.
“Para casos más severos de apnea del sueño suele ser más efectivo utilizar una mascarilla que mantenga abiertas las vías respiratorias a través de una presión positiva leve (máscara de CPAP) mientras se duerme. Esto para evitar que el paciente se ahogue”, explica Olivas.

En dependencia del estado del paciente, al momento de determinar un tratamiento, esto puede ser determinado por varias disciplinas médicas, como un neumólogo, psicólogo y un psiquiatra.

Así que si conocés a una persona con estos síntomas, lo primero que se debe hacer es buscar la ayuda de un especialista, porque sí se puede tratar.

 

Otras opciones

Dormir de lado: (no importa si es derecho o izquierdo) beneficia la entrada de aire en los pulmones. Todo lo contrario ocurre cuando se duerme boca abajo o sobre la espalda.

Dormir con la cabeza elevada: Utilizá más de una almohada para levantar la cabeza por encima de lo que estás acostumbrado, esto mejorará tu respiración por las noches.

Perder peso: El exceso de peso y la obesidad agravan los síntomas. Comenzá a llevar una dieta más saludable, realizá ejercicio físico al menos dos veces a la semana. Un ligero adelgazamiento mejorará significativamente los síntomas porque te permitirá abrir las vías respiratorias.

Dejar de fumar: El cigarrillo es otra de las causas de la apnea de sueño. Fumar acumula líquidos en la garganta y esto puede estar causando inflamación en las vías respiratorias superiores.

Evitar consumir alcohol: al igual que los sedantes, tienen la capacidad de relajar los músculos de la garganta, alterando sus funciones.

También se aconseja no beber demasiada cafeína durante el día, pero sobre todo después del atardecer, porque interfiere en el ritmo normal del sueño.

No cenar copiosamente: Irse a la cama repleto de comida puede alterar el descanso, además de afectar el proceso de ingreso de aire a los pulmones.

Datos curiosos

El médico internista Neri Olivas detalla que esta enfermedad puede ir más allá de ciertos estereotipos tales como:

El hecho de tener cansancio y somnolencia diurna puede llevar al paciente a un estado depresivo producto del sueño interrumpido y debe ser tratado por un especialista.

Alrededor del 30% de los pacientes de apnea del sueño no presentan obesidad y las mujeres también se ven afectadas por este trastorno.

Solo un pequeño porcentaje de personas sabe que padece de este mal. Se estima que del 100% de personas que tienen apneas solo el 20% sabe que lo padece.

El primer paciente con apnea del sueño data desde 330 a.C. fue mencionado por Claudius Aelianus en su “Miscelánea Histórica” cuando describe al primer paciente con un cuadro sintomático de apnea llamado Dionisius de Heraclia, Rey de Pontus, glotón, obeso, con gran dificultad para respirar, él era despertado con agujas para evitar que se ahogase.

consecuencias

La apnea del sueño que no recibe tratamiento puede:

Aumentar el riesgo de sufrir presión arterial alta, ataque cardíaco, accidente cerebrovascular o derrame cerebral, obesidad y diabetes.

Aumentar las probabilidades de que haya arritmias o latidos irregulares del corazón.

Aumentar las probabilidades de sufrir accidentes automovilísticos o de trabajo.

La apnea del sueño es un problema crónico de salud que requiere un tratamiento a largo plazo. Los cambios en el estilo de vida, los dispositivos bucales, la cirugía o los dispositivos respiratorios pueden tener éxito en el tratamiento de la apnea del sueño en muchas personas.

 

Fuente

 

Neri Olivas Castro, médico internista. Centro Médico Finlay, teléfono: 2270-6273.
Buenas costumbres para combatir la apnea del sueño, tomado de http://www.rosario3.com/noticias/Buenas-costumbres-para-combatir-la-apnea-de-sueno-20150217-0044.html

 

...

Notas Relacionadas