Acusan a tres

Sobreviviente brinda su testimonio al periódico HOY.

ScreenShot118

Byanka Narváez G.

HOY

Con la mirada perdida, cicatrices en su cabeza, irreconocible para algunos por las inflamaciones en su rostro que aún no alivian, así luce Fátima López, quien ahora usa un tubo en medio de su garganta para poder respirar.

Con una toallita naranja en la mano, para limpiar su nariz cada cierto tiempo, Fátima relata la tragedia que le tocó vivir la noche del pasado 14 de febrero en su casa en el barrio Israel Galeano. Esa noche murió el productor Marcos Orozco, quien fue su pareja por siete años.

Aunque la Policía y la Fiscalía solo acusaron a la hermana de Fátima, Juana Lucrecia López López, la sobreviviente señala a más implicados en el caso: la hija de Juana, Daysi López y el marido de esta, Marlon Torres.

Fátima cuenta a HOY que ese día Juana Lucrecia insistió en que celebraran el “14” en la casa de ella. A Fátima todavía le cuesta hablar, explica algunas cosas por medio de señas y un papel al lado por si hace falta escribir.

“Lo más que tomamos esa noche fue medio vaso de cerveza”, detalla Fátima.
Sin declaraciones, Fátima está sentada en una silla de plástico, se levanta para mostrar el sitio donde recibió el primer golpe con un tubo.

Esta sobreviviente insiste en que ellos tres fueron los involucrados en la muerte de Marcos Orozco.
Según Fátima, hasta las escrituras de su casa en el Israel Galeano y las de un terreno que ella tiene en Matagalpa se le llevaron.

La presunta víctima fue dada de alta del hospital hace ocho días y pese a ello la Policía aún no le ha tomado declaraciones, siendo ella la única testigo presencial.

Su hermana, Juana Lucrecia, confesó ante la Policía la autoría del crimen, por eso Fátima cree que la Policía todavía no acusa a su sobrina y esposo.

“No es justo lo que le hicieron a mi hermana, pedimos justicia”, recalca una y otra vez una de las hermanas de Fátima, quien cuida de ella y por temor a represalias omite su nombre.

DE MILAGRO

En medio de sus respiraciones cansadas, Fátima dice que tiene miedo que le pase algo peor, porque el plan de los tres supuestos implicados era dejarla muerta, pero ella dice que “Dios es grande” y que por eso realiza cultos en su casa desde que salió del hospital.

Producto del ataque, a la mujer de 30 años se le desprendió el cuero cabelludo y su dentadura, además de severos golpes en la cara y cabeza.

Cuando fue internada, Fátima abrió los ojos hasta el tercer día y después de 15 días salió del Hospital Antonio Lenín Fonseca.

Hasta hace pocos días, ella se enteró de que su pareja había muerto. Su familia no había querido decirle nada, aunque ella había visto cómo presuntamente Marlon lo golpeaba con un tubo.

A JUICIO

Juana Lucrecia López López (37) es la única que está siendo procesada por los delitos de homicidio en perjuicio del productor Marcos Orozco y lesiones gravísimas en contra de su hermana, Fátima López. Irá a jucio el 10 de abril.

Pero su hermana Fátima insiste en que también se debe acusar a su sobrina y el esposo de esta, ya que ella teme por su vida.

Al productor se le llevaron treinta mil córdobas, aunque en la acusación de la Fiscalía se lee que fueron 25,000 córdobas.

“Más prueba que ella no hay”, manifiesta su hermana (quien omitió su nombre).

...

Notas Relacionadas