Se visten de rojo

"Mi sueño es darle una casa a mis padres", dice Benjamín Alegría.

ScreenShot022

HOY / Rosa Membreño

Fue inevitable que las lágrimas rodaran por las mejillas de Maritza Norori (48 años) y Francisco Alegría (46 años), padres del pelotero nicaragüense Benjamín Alegría, quien ayer por la mañana firmó con la organización de Grandes Ligas de los Rojos de Cincinnati.

El receptor Leonardo Ortiz, de la Academia Nicaragüense de Beisbol, también firmó con los Rojos pero por la tarde.

Alegría, quien actualmente se desempeña en las paradas cortas con el equipo Dantos en el Campeonato Nacional de Beisbol Superior, fue firmado por el scout dominicano nacionalizado nicaragüense, Gustavo Martínez, por la cantidad de 50 mil dólares.

Cada lágrima derramada por el prospecto pinolero durante su firma, revelaba días y noches de angustia, sacrificio, anhelos y esfuerzo.

“Mis padres me criaron y me cuidaron desde niño, ahora es mi turno. Mi sueño es darles una casa”, dijo con la voz entrecortada Benjamín, de 17 años, tras su firma.

“No tenemos casa propia. Hemos pasado por muchas dificultades, incluso estuve mal de salud, pero Dios me sanó. Me siento orgullosa de mi hijo”, relató entre lágrimas Maritza, madre de Benjamín.

A flor de piel

Desde niño Benjamín empezó a jugar beisbol, así como su hermano Kenny Alegría, quien milita con el Bóer.
“Es una gran bendición. Siento alegría y tristeza porque se irá de nuestro lado, pero ese es su sueño y debo apoyarlo”, manifestó su padre Francisco, comerciante de abarrotes en el Mercado Oriental.

“Benjamín es un muchacho joven, con ganas de jugar, tiene potencial y buenas manos, pero necesita correr más, se puede desarrollar, lo firmamos como short stop puede ser utility”, explicó por su parte el buscatalento de los Rojos, Gustavo Martínez.

...

Notas Relacionadas