Padres adoptivos corrieron a niño de su casa

La historia infeliz de este pequeño estaba escrita desde antes de nacer, cuando fue concebido por una joven drogadicta que lo regaló

 

HOY/ Tomado de elheraldo.hn

Honduras

En la aldea Cacaulapa, de Colinas, Santa Bárbara, todos le llama “Carlos” y todos saben que hace un año fue echado de casa por sus padres adoptivos, cuando apenas tenía 8 años de edad. Pero su historia trascendió los confines de esa localidad del occidente de Honduras cuando llegó a la estación de policía local.

La historia infeliz de este pequeño estaba escrita desde antes de nacer, cuando fue concebido por una joven drogadicta que lo regaló a una pareja de San Luis, Santa Bárbara.

Hace un año, esos padres de crianza lo acusaron de robar 1,400 lempiras, lo corrieron de la casa y le echaron la ropa a la calle. “Dijeron que me robé un dinero, pero yo no fui”, dice el infante que ahora tiene 9 años.

El pequeño estuvo viviendo desde entonces en la precaria cocina de barro de la escuela de Cacaulapa, hasta que el patronato de la comunidad decidió que no podía continuar allí.

Fue el domingo pasado que un poblador denunció ante la policía que el niño estaba vivienda a la intemperie y fue llevado a la estación. “Lo encontramos en un lugar muy oscuro y llorando”, dijo el policía Marvin Baide, quien halló al menor en un campo de fútbol.

“Mi mamá no me quiere, me pegaba, me ponía a barrer y a lavar la ropa de todos en la casa”, dijo el niño entre sollozos a los periodistas que llegaron a la posta al conocer del estremecedor caso. “Carlos”, que nunca fue inscrito en el Registro Nacional de las Personas (RNP) y recibió su nombre de los pobladores, comía y se bañaba en cualquier casa de la aldea.

Pedrina Paz, una habitante del lugar, contó que el niño “come en cualquier casa, aquí todos lo cuidamos. Nos da mucha tristeza que tenga que dormir en la escuela, como si fuera un animalito. Yo le he dicho varias veces al papá que se lo lleve para su casa. No entiendo cómo lo pueden dejar solo”.

El padre al que menciona es un profesor de la aldea, quien visita a “Carlos” con frecuencia y ha explicado que dejó al niño allí por su conducta violenta.

“El papá da clases en la escuela de Cacaulapa, y se quedaba a dormir con el niño. Cuando él se iba se lo llevaba, pero con el tiempo el niño tuvo un comportamiento violento, comenzó a agarrar lo ajeno, dicen que les robó 1,400 lempiras e incluso amenazaba con ultrajar a sus hermanas; por eso sus papás lo dejaron viviendo solo.

Él viene a verlo, pero no se lo lleva por temor a que les haga algo a sus otros hijos”, aseguró otro habitante.

Según este poblador, la agresividad del menor surgió cuando supo que era adoptado. Pese a que en esa región viven los bisabuelos maternos del niño, estos se han negado a recibirlo debido a su extrema pobreza.

“Es más fácil que coma en la calle que en nuestra casa, nosotros somos gente pobre y no tenemos cómo darle ni un bocado de comida”, dijo Mariano Paz, quien tiene 80 años.

“Carlos” fue sometido a una evaluación física que no mostró indicios de maltrato, informó el fiscal del Ministerio Público Osmín Sevilla.

El niño, que era llamado “el hijo del pueblo”, fue remitido el miércoles a un centro de la Dirección de la Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf) en San Pedro Sula, al norte de Honduras.

  • Es anti humano lo k estos padres adictivo hicieron x k el niño merece k lo guien para bien y vosotros le an destruido su futuro

  • vdiazd

    Que barbaridad, diosito guia a este niño, por este tipo de cosas es que los niños se hacen violentos y pandilleros, por faovr hagan algo por Carlito, el no tiene la culpa de nada, sino mandemelo a Nicaraguaa yo lo cuidare y criare para que sea un hombre de bien, que triste historia.

...

Notas Relacionadas