Huyó cuando la vio

Cobrador de bus dice que no creía cuando le decían de la boa

 

Eddy López Hernández

HOY/ León

A José Antonio Lara, le gritaban los usuarios que encima de su cabeza tenía una boa, el joven pensaba que se trataban de una broma, pero la expresión de su rostro cambió cuando se dio cuenta de que era verdad.

José Antonio es cobrador de la unidad de bus que cubre la ruta del reparto San Jerónimo hacia el campus médico de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua UNAN-León, donde la mañana del lunes apareció una boa de dos metros de largo.

Lara agregó que la unidad de transporte había recorrido con la serpiente más de 9 kilómetros.

La boa fue encontrada en la parte superior de la puerta trasera del bus y según el cobrador en horas de la madrugada se introdujo por un hueco que hay cerca de la llanta trasera de la unidad.

“Yo no creía y un señor que estaba cerca me dijo, cuidado te pica la culebra y cuando la miré inmediatamente me agaché y salí corriendo, parqueamos el bus y logramos sacarla, hasta le tiramos un garrotazo y en ese momento llegó el triciclero y se la llevó”, explicó el joven.

Los demás transportistas que prestan el servicio urbano colectivo en León, se mantienen sorprendidos con la aparición del reptil, ya que es la primera vez que encuentran una culebra dentro de una unidad de transporte colectivo.

El reptil fue capturado por Francisco Antonio García, un triciclero de la ciudad de León y quien la entregó a las autoridades del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena).

 

Valoración
Según expertos, las boas no son venenosas y se alimentan de mamíferos pequeños como ratas, conejos y de algunas aves.
Las autoridades del Marena indicaron el lunes que el veterinario iba a valorar el estado del reptil.

...

Notas Relacionadas