Ortega suspende por lluvia acto de la independencia de Centroamérica

Trasladarán el acto con el desfile de bandas escolares y gimnasia rítmicas para una fecha que darán a conocer en los próximos días

acto

 

 

HOY/ ACAN-EFE

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, suspendió hoy por lluvia un acto en el que conmemoraría el 193 aniversario de Independencia de Centroamérica de la Corona española y el 158 de la batalla de San Jacinto.

La primera dama y portavoz del Gobierno sandinista, Rosario Murillo, dijo a medios oficiales que Ortega decidió aplazar el acto que se celebraría en la Avenida “De Bolívar a Chávez”, por la lluvia y para no exponer a los estudiantes a enfermedades.

Lluvias se mantendrán

La funcionaria indicó que, en base a un reporte del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, las lluvias ligeras, pero continuas que caen en el Pacífico de Nicaragua, incluyendo Managua, se mantendrán por el resto del día.

“Eso ha hecho que nuestro Presidente aplace el desfile para otro día, ya que no queremos exponer a los muchachos, a sus padres de familia y los que se congregan (en la avenida) a una gripe, un catarro, a enfermarse”, explicó Murillo.

Agregó que trasladarán el acto con el desfile de bandas escolares con gimnasia rítmicas “para una fecha que vamos a dar a conocer en los próximos días”.

Nicaragua celebró hoy el 158 aniversario de la Batalla de San Jacinto en la que fue derrotado el filibustero estadounidense William Walker, que pretendía apoderarse de América Central.

Centroamérica se independizó de España el 15 de septiembre de 1821 y la Batalla de San Jacinto, considerada la segunda independencia en Nicaragua, se desarrolló el 14 de septiembre de 1856.

Esta batalla tuvo lugar en la hacienda San Jacinto, 42 kilómetros al norte de Managua, donde el general José Dolores Estrada a la cabeza de 180 patriotas derrotó a 300 estadounidenses encabezados por William Walker, que pretendían apoderarse de Centroamérica.

Los soldados nicaragüenses derrotaron en San Jacinto a Walker, obligándolo a regresar a su país, en una de las más cruentas batallas que registra la historia de Nicaragua.

El filibustero estadounidense, que se proclamó presidente de Nicaragua en 1856, murió ejecutado en Honduras por un pelotón de fusilamiento del ejército hondureño el 12 de septiembre de 1860, tras insistir en conquistar Centroamérica.

...

Notas Relacionadas