Pueblos ancestrales

Una mirada sobre la situación de los pueblos indígenas del país.

HOY

 

En Nicaragua es común escuchar referencias sobre la descendencia indígena de la población, sin embargo no solo somos simples descendientes, en nuestro territorio aún habitan grandes cantidades de nativos que guardan tradiciones centenarias.

 

A lo largo de todo el territorio se pueden encontrar pequeños, pero bastante poblados, espacios donde aún participan en la toma de decisiones los consejos de ancianos, las cacicas, y donde aún hay un uso permanente de la medicina tradicional indígena.

 

Algunos piensan que los pueblos indígenas que aún subsisten están concentrados sobre todo en las Regiones Atlánticas, donde efectivamente son más prominentes, sin embargo, en el Pacífico, Centro y Norte, también hay una presencia significativa.

 

En todo el país, estos pueblos, que según el VIII Censo de Población en Nicaragua, realizado en el 2005 por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo, corresponden al 8.6 por ciento, se encuentran en una constante lucha por la defensa de sus derechos, que son reconocidos tanto a nivel mundial como regional, por medio de la firma de convenios, sin embargo, poco respetados.

 

Preocupación por las tierras

 

No es cuestión de este año que los indígenas habitantes de los pueblos Miskitos ubicados en la reserva de bios fera de Bosawas denuncian la invasión de su territorio, sin que haya algún tipo de respuesta por parte de las autoridades.

 

La tierra que los ancestros les enseñaron a cuidar está siendo dañada por medio de la tala de bosques que sirven como alimentación para mantener ríos, lagunas y con ello la vida, el problema no solo se da en el Atlántico, en el Pacífico, Centro y Norte se vive la misma situación.

 

“Nosotros respetamos la autonomía de cada pueblo, pero muchas instancias intermediarias (jueces, policía), desconocen nuestros derechos y por ello los terceros se están adueñando de tierras que nos pertenecen”, indica Miguel Ángel Gómez, vicecoordinador del Consejo de Pueblos Indígenas del Pacífico, Centro y Norte de Nicaragua.

 

Gómez también explica que ellos no están a la espera de titulación de sus tierras, ya que en algunos casos, los territorios están delimitados desde 1716, por lo que poseen legitimidad.

 

Sin embargo, el problema va más allá de la tierra, según los indígenas denuncian, las mismas autoridades entregan concesiones en territorios en los que no tienen jurisdicción directa, dejándolos a ellos de manos atadas, ya que aunque protesten, siempre pierden.

 

Más respeto

 

En todas las comunidades indígenas se realizan elecciones, que son finalmente certificadas por las alcaldías de las distintas ciudades donde están ubicados los territorios.

 

De igual forma, en los pueblos también se eligen vigilantes, que son los encargados de proteger los recursos naturales que pertenecen a la tierra donde están los indígenas.

 

“Ningún vigilante entrega concesiones para que construyan casas o que extraigan madera, nosotros buscamos siempre una forma de cuidar la naturaleza y también una forma de armonizar estos sistemas”, afirma Gómez.

 

Sin embargo, no todas las alcaldías del país trabajan de la mano con los consejos o las juntas directivas, los dirigentes indígenas están entonces en busca de la autonomía de sus territorios, algo que las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y Sur alcanzaron en 1987.

 

Ayuda es externa

 

Las capacitaciones, concienciación sobre la defensa de sus derechos, además de temas de género, ha estado a cargo sobre todo de entes de otros países, que han dado acompañamiento por años a estos pueblos como una forma de cooperación.

 

“Buscamos capacitar a jóvenes indígenas en las tareas de medicina tradicional, especialista del entendimiento ancestral, derechos, gestión económica y comunicaciones, para que puedan sostenerse”, manifiesta Leo Gabriel, periodista y antropólogo, miembro del Instituto para Investigaciones Interculturales y de Cooperación de Austria.

 

En la actualidad, diferentes entidades están trabajando en conjunto para actualizar el mapa de las poblaciones indígenas, que data del 2005, y se está haciendo junto a los demás países centroamericanos.

 

Los temas de salud, respeto tanto a la cultura, como al idioma también son algunos en que los dirigentes indígenas consideran que se debe trabajar, sin embargo esperan que haya una mejor comunicación con las autoridades, para que no solo las mismas entidades regionales estén al tanto de sus derechos, sino también la población en general.

 

...

NOTAS RELACIONADAS