Costa Rica se declara “satisfecha”

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, declaró que la decisión unánime de la CIJ es "una resolución sumamente sólida".

AGENCIAS / HOY

 

El Gobierno de Costa Rica se declaró hoy “sumamente satisfecho” con las nuevas medidas cautelares impuestas este viernes por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) a Nicaragua, en un caso por daños ambientales y la soberanía de una porción de territorio en la costa del Caribe.

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, declaró hoy en una rueda de prensa que la decisión unánime de la CIJ es “una resolución sumamente sólida”.

“Nos sentimos sumamente satisfechos. No hay la menor duda de que el derecho respondió como Costa Rica esperaba, con justicia, y se confirma que a veces estas resoluciones llegan lento, pero llegan como tienen que llegar”, expresó la mandataria.

Según la resolución del tribunal, Nicaragua deberá abstenerse de toda actividad de dragado o de cualquier otro tipo en los dos caños (canales) abiertos en el cauce del fronterizo río San Juan y deberá retirar de forma inmediata a todo el personal e infraestructura que haya emplazado en el lugar.

Rellenas tramo

Además, Nicaragua deberá rellenar el tramo en la playa norte del caño oriental en dos semanas a partir de hoy e informar a la Corte sobre la finalización de esa obra y aportar “pruebas fotográficas”.

Nicaragua también tendrá que retirar del territorio en disputa a todo su personal, ya sea civil, policial o de seguridad, y evitar que entren en la zona.

Chinchilla aseguró que con esta decisión la Corte reconoce que Nicaragua ha afectado derechos costarricenses, que ratificó las medidas cautelares que ya había dictado en 2011 y que dictó algunas nuevas.

La Corte “confirma la existencia de los trabajos ilegales de Nicaragua” y “reconoce que estos trabajos van más allá de violar las medidas cautelares (del 2011), pues tenían repercusiones adicionales como el desvío del río San Juan al unirlo con el mar caribe”.

Supuesta invasión militar

Costa Rica denunció a Nicaragua ante la CIJ en 2010 por la supuesta invasión de militares y civiles a la costarricense Isla Portillos o Isla Calero (fluvial) y de abrir allí un caño para unir el fronterizo río San Juan, de soberanía nicarag ense, con el mar Caribe, causando daños a un humedal protegido por convenios internacionales.

Nicaragua asegura que ese sitio, al que llama Harbour Head, le pertenece y que las obras realizadas allí son parte del dragado del río San Juan.

En 2011 la CIJ ordenó a Nicaragua despejar la zona, pero Costa Rica ha denunciado reiteradamente que su vecino no cumplió y que en 2013 abrió dos nuevos caños, ante lo que presentó una nueva solicitud de medidas cautelares que fue la que resolvió hoy la Corte.

El canciller de Costa Rica, Enrique Castillo, dijo hoy en un comunicado que la resolución de la CIJ es “un triunfo para el derecho internacional y un notable éxito jurídico para Costa Rica”.

Agregó que también se trata de “una seria llamada de atención a Nicaragua para que deje de burlar las órdenes de Corte e irrespetar la integridad territorial y la soberanía costarricense”.

La Corte también analiza una petición de medidas cautelares presentada por Nicaragua contra Costa Rica por supuestos daños ambientales al río San Juan durante la construcción de un camino de lastre paralelo a ese afluente.

...

Notas Relacionadas