EL ÚLTIMO BAILE DE ‘LA CHICA VACA’

Tradicionalistas despidieron con bombos y platillos a la mujer de la tajona

Dorling López / HOY

 

Como toda una comandante, así fue despedida Juana Francisca Villalta Lezama ‘La Chica Vaca’ por los managuas. Su féretro fue llevado en el camión del Benemérito Cuerpo de Bomberos, apodado ‘El Chinche’, que data de 1923 y que solo es ocupado para llevar los comandantes bomberiles.

 

“La hicimos comandante”, comentaba con los asistentes, el bombero encargado de conducir el antiguo camión. Los familiares de Villalta y hasta el Cacique Mayor iban acompañando a la mujer de la tajona.

 

Faltando 15 minutos para las 12 del mediodía del 1 de octubre, los restos de esta tradicionalista de las fiestas agostinas fueron sepultados en el Cementerio Central de Managua.

 

CON ALEGRÍA

 

Las réplicas de Santo Domingo de Guzmán de arriba y abajo bailaron al son de los chicheros con fervor y jolgorio, movidos por los cientos de promesantes que despidieron a una de las más fieles devotas de ‘Minguito’.

 

El último baile de ‘La Chica Vaca’ fue en su ataúd. En medio de las dos imágenes los cargadores tradicionalistas ‘zangoloteaban’ el féretro de Villalta, quien iba vestida para la ocasión: su huipil blanco, una falda crema, un rosario entre sus manos, un escapulario de Santo Domingo en su cuello y un pañuelo rojo en su cabeza, lista para llegar al cielo y bailarle a ‘Minguito’.

 

“La vaquita mayor quería que el día que le diéramos el último adiós lo hiciéramos con alegría porque ella ahora está con Dios y con Santo Domingo”, dice mientras baila su vaquita Tania Reyes.

 

Esta joven de 27 años conoció a ‘La Chica Vaca’ desde su infancia ya que era vecina de la tradicionalista.

 

“Ella me inculcó esa fe en Santo Domingo por eso hace 6 años, cuando mi hija no podía nacer, le pedí el milagro y, desde que me lo cumplió, año con año le bailo con fervor con mi vaquita”, comenta la joven.

 

EL TRAYECTO

 

En honor a los más de 100 años que esta tradicionalista le bailó al santo, en su funeral los familiares de Villalta celebraron la misa de cuerpo presente en la iglesia de Las Sierritas, luego a paso veloz hicieron el recorrido de la bajada del Santo hasta llegar a la iglesia de Santo Domingo. De ahí partieron directo a su última morada: el Cementerio Central de Managua.

 

Por su parte, el Comité de Las vacas culonas también dijo presente en el sepelio de ‘La Chica Vaca’.

 

“Esto es simplemente un hasta luego porque ella pasó a una mejor vida. Y hay que recordarla con esa devoción inquebrantable que por más de 100 años la mantuvo con tanta energía. Y ahora tenemos el compromiso de seguir con la tradición de las vaquitas”, refiere Oscar Calero del barrio San José Oriental y presidente del Comité de Las vacas culonas.

 

...

Notas Relacionadas