MUCHA DEVOCIÓN

Un mar de gente le bailó ayer en su onomástico a San Jerónimo en su tradicional recorrido.

 

Noel Amilcar Gallegos- HOY/Masaya

 

Un mar de gente le bailó ayer en su onomástico a San Jerónimo en su tradicional recorrido que inicia desde su parroquia hasta la Basílica Menor de La Asunción. Entre el gentío bailaba Royne López, de 8 años, junto a doña Azucena López, quien llegó a la Ciudad de Las Flores desde Granada, para “pagar una promesa” a “Chombito”.

 

“Espero que todas las personas que venimos lo hagamos sin tomar (licor), porque si uno va a pagar su promesa, pues que lo haga de corazón. Este niño también estuvo mal y le ofrecí traerlo año con año”, dijo la señora.

 

Una pareja de adultos mayores, procedentes de la comunidad Pacayita de esta ciudad, le bailaba al santo, mientras se tomaban de las manos.

 

“Mi esposa estuvo gravísima con el dengue hace dos meses. Nosotros le prometimos a “Chombo” venir a bailarle con tal que me la sanara porque ya estaba desahuciada”, comentó muy emocionado el señor.

 

Monseñor Silvio Báez presidió la misa en la parroquia de San Jerónimo y dijo que esta es una fiesta “folclórica, es cuando este pueblo se desborda en manifestaciones culturales de una belleza incomparable. Es un momento de cohesión social y cultural en el pueblo de Masaya. Los masayas nos sentimos vinculados con cariño a San Jerónimo, a quien llamamos el Doctor de los Pobres, el cura sin medicina”.

 

El lunes 7 de octubre inicia la Octava en honor a San Jerónimo que es una procesión de más de 24 horas, que recorre las principales calles de la ciudad.

 

...

Notas Relacionadas