PASIÓN BEISBOLERA

Angélica Ramírez, madre y entrenadora de un equipo de beisbol infantil de Managua

Yaosca Reyes

HOY

La pasión es lo que principalmente caracteriza a Angélica Ramírez, quien labora como entrenadora y coach de una liga de beisbol infantil de Managua.

Muchos se preguntarán: ¿Cómo una mujer ha llegado a tener un puesto en un deporte que generalmente es jugado por hombres?

Y para responder esa pregunta hay que volver siete años atrás, cuando en las calles de su barrio se ponía a jugar con su hijo menor y todos los chavalitos que vivían cerca de su casa.

Angélica es una mujer de 38 años de edad y es madre de dos hijos, una joven y un adolescente. Para sobrevivir posee una venta en su casa, pero la mayor parte del tiempo está entrenando con los niños del equipo. Ella dice que su hijo menor fue por quien empezó a meterse al mundo del beisbol.

“Me ponía a jugar con los chavalitos, en especial por mi hijo, y luego se nos fueron uniendo más y más niños, entonces los vecinos nos regañaban y nos dijeron que había un campo en El Dorado y fue así que venimos a parar a este lugar”, cuenta Ramírez.

Sueño

Ella junto a varios padres de familia fundaron el equipo de beisbol y contra viento y marea empezaron a construir un sueño que parecía imposible.

Para ese entonces no habían entrenadores disponibles que trabajaron con los niños de forma gratuita, así que Ramírez se animó a recibir capacitaciones sobre este deporte y a tomar la batuta en el equipo.

Así que casi por casualidad, esta joven madre pasó de ser una aficionada al deporte a una de las entrenadoras del equipo donde creció su hijo.

Ahora después de siete largos años, ella junto a los demás entrenadores, y la colaboración de empresas que los patrocinan, entrenan a más de cien niños de escasos recursos en las categorías infantil A, infantil AA y juvenil A, entre las edades de 4 a 13 años de edad.

“El que está trabajando aquí con los niños, lo hace por amor al deporte y a ellos. Porque no hay ganancias monetarias, la ganancia es la convivencia con los niños, el desempeño que ellos demuestran, el amor que ellos te dan y la satisfacción de haber hecho un excelente trabajo”, afirma la apasionada entrenadora.

Fotografías: Luis Gutiérrez / Fotoarte: Félix Castillo.

...

Notas Relacionadas