EN FORMACIÓN CONTINUA, PERO LEJOS DE CASA

Desde la región amazónica de Colombia hasta el corazón de Europa, un joven emprendió una aventura académica, cargada de retos y nuevas experiencias.

Elida Rodríguez

HOY/ Alemania

 

Desde la región amazónica de Colombia hasta el corazón de Europa, un joven emprendió una aventura académica, cargada de retos y nuevas experiencias.

 

Juan Manuel Orozco dejó atrás a su familia, amigos y la tierra de su infancia en Putumayo, Colombia, para continuar con sus estudios profesionales en un país con una cultura muy diferente a la suya pero con grandes beneficios.

 

Se trata de Alemania, un destino que en la actualidad es apetecido por miles de estudiantes en busca de un máster o un doctorado.

 

Y precisamente en octubre del 2012 en la ciudad de Bonn, antigua capital alemana, Juan empezó su maestría en Agricultural Sciences and Resource Management in the Tropics and Subtropics (Ciencias Agrícolas y de Manejo de los Recursos en las Zonas Tropicales y Subtropicales).

 

La oportunidad no cayó del cielo, Juan concluyó sus estudios universitarios de Ingeniería Ambiental con excelentes calificaciones y logró demostrar habilidades en el manejo de los idiomas inglés y alemán.

 

Sin embargo, tal y como él comenta no es necesario hablar perfectamente alemán, “con el nivel básico puedes optar a una beca de la DAAD (Deutscher Akademischer Austauschdienst – Servicio alemán de intercambio académico) y luego aquí en la universidad te dan cursos de idioma”.

 

 

Pero al obtener la oportunidad de estudiar en el extranjero, los alumnos no solo se enfrentan al reto lingüístico también deben adaptarse a la cultura, la gastronomía y el clima. Este último uno de los más difíciles para muchos estudiantes latinoamericanos provenientes de países tropicales.

 

Las bajas temperaturas de la época invernal en Alemania hacen que la gran mayoría de los becarios latinos añoren el calorcito de sus países de origen y en muchas ocasiones los deseos de saborear una fruta tropical como el mango o la papaya desconcentran hasta al más aplicado.

 

No obstante, la meta debe ser cumplida. Al menos así lo ve Juan, quien planea estudiar dos años en Alemania y regresar a Colombia con los conocimientos necesarios para trabajar en proyectos de desarrollo en beneficio de su comunidad.

 

“Me interesan mucho los temas del manejo de los residuos sólidos y las energías renovables. Yo trabajé en elaboración de proyectos ambientales y planeo volver a mi país para aplicar lo aprendido. Tengo excelentes maestros de quienes estoy captando todo y sé que en Colombia pondré en práctica todo lo aprendido”, dice este ingeniero ambiental.

 

Juan considera que en su país hace falta una infraestructura que propicie el pleno aprovechamiento de los recursos naturales para la producción de energía renovable, así como plantas de tratamiento de los desechos sólidos.

 

Por esa razón este joven dedica largas horas de estudio y prácticas en laboratorios, siempre con la vista puesta en un objetivo: contribuir al desarrollo de su país.

 

BECAS

 

Cada año el DAAD otorga seis becas para cursar estudios de maestrías y doctorados en áreas relacionadas al desarrollo de los países. El máster en Ciencias Agrícolas y de Manejo de los Recursos en las Zonas Tropicales y Subtropicales es una de esas áreas, que hasta hoy se mantiene en el top 10 de  los cursos con mayor demanda en Alemania.

 

Eike Kiene, coordinador de esta maestría de la Facultad de Agricultura en la Universidad de Bonn, explica que en este programa la teoría está ligada con la práctica.

 

“Por ejemplo unos estudiantes realizaron una tesis sobre el impacto ambiental del cultivo del arroz en Filipinas. Estudiaron las consecuencias que produciría en el suelo, en la población y en la economía nacional este tipo de cultivos”, señala Eike, quien apoya a los nuevos estudiantes en el proceso de adaptación.

 

El peruano Carlos Angulo es uno de los estudiantes más experimentados de la facultad. Con una fuerte pero a la vez enigmática personalidad, este joven comenta sus primeras semanas en Alemania en el año 2006.

 

Aunque a Carlos no le costó adaptarse tuvo algunas espinas que lo llevaron de días enteros de estudio a la cama de un hospital.

 

Hoy con 30 años de edad este ingeniero agropecuario está a punto de concluir el máster en Ciencias Agrícolas y de Manejo de los Recursos en las Zonas Tropicales y Subtropicales en la Universidad de Bonn, pero en el año 2007 el descuido físico le provocó una fuerte recaída.

 

“Pasé muchos días sin dormir, sin comer, de día y de noche estudiando. Le exigí demasiado a mi cuerpo, estaba muy débil y no aguanté más. En una actividad estudiantil alguien tenía la bacteria del neumococo y yo como estaba con las defensas bajas la adquirí. Caí en coma. Los médicos no me daban muchas esperanzas de vida, así que hasta mis padres viajaron desde Perú para verme. Todos creían que era el fin”, narra Carlos.

 

Pero la recuperación llegó. Poco a poco Carlos logró reponerse y ahora es más consciente sobre su alimentación y cuidado físico. Hoy se enfoca en concluir sus estudios y conseguir una beca para iniciar un doctorado en Alemania.

 

A diferencia Juan Manuel Orozco, Carlos desea quedarse en Alemania luego de terminar sus estudios. “Quiero conseguir un empleo aquí, porque sé que hay más oportunidades laborales. Aquí me siento como en casa. Me gusta Alemania y además muchos de mis amigos me dicen que estoy muy identificados con su cultura e idioma”, comenta.

 

¿Pero qué pasará después de que Juan y Carlos concluyan su especialización?

 

Sea que regresen a su país de origen o decidan echar raíces en Alemania existe un programa que aglutina a todos los beneficiados con becas otorgadas por diversas organizaciones que trabajan de la mano con la Cooperación Alemana o GIZ (Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit).

 

Se trata de una red novedosa que pone en contacto a todos los becarios y promueve el intercambio de conocimientos.

 

Tal y como explica Günter Podlacha, jefe del departamento Global Knowledge Sharing and Learning/ AV E-Academy, la Red de alumni consiste en crear una colaboración con antiguos becarios que tiene puestos de gran relevancia y de esa manera desarrollar el intercambio interprofesional.

 

“Por ejemplo un especialista en temas de agua que necesita apoyo en la elaboración metódica de ofertas de formación, se puede poner en contacto con un especialista en educación. E-Academi proporciona una plataforma de intercambio virtual, así como ofertas de aprendizaje que constituyen una oportunidad de formación continua”, detalla Podlacha.

 

Aunque hace pocas semanas el fantasma de los recortes estuvo rondando el presupuesto de becas del Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD), la directora de esa institución Margret Wintermantel dijo en entrevista a la cadena de televisión y radio alemana Deutshe Welle (DW) que intentarán hacer valer su influencia y buscarán apoyo de las universidades, de amigos y socios.

 

“Tenemos que convencer a los políticos responsables de que los recortes son dañinos y traerán consecuencias negativas”, asevera Wintermantel.

 

De acuerdo a cifras que Wintermantel brindó a la DW el Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania intentará ahorrar 16,1 millonesde euros (20,93 millones de dólares) el próximo año.

 

“Se trata del dinero destinado a las becas de estudiantes extranjeros. En primer lugar, en 2014, tendríamos que otorgar alrededor de 1.000 becas menos a estudiantes extranjeros. En segundo lugar, ya no podríamos apoyar tan eficientemente a las universidades en cuanto a la asesoría de estos estudiantes, y, en tercer lugar, tendríamos que anular nuestros contratos con gobiernos del exterior”, detalla Wintermantel en la entrevista que otorgó a inicios de este mes.

 

 

MÁS SOBRE LA RED

 

Los exbecarios o cualquier persona que ha sido beneficiada a través de instituciones públicas del Gobierno de Alemania pueden integrarse a la plataforma Alumniportal Deutschland que posibilita el trabajo en redes, organizado y dirigido de manera individualizada.

 

Según María Holguera Báez, especialista junior, CD4EL en América Latina, este portal cuenta con más de 70 mil usuarios, más de 1400 empresas y más de 320 organizaciones y escuelas superiores activas.

 

“También existe una bolsa de trabajo y la posibilidad de incluir un perfil profesional. Se pueden iniciar proyectos, intercambiar opiniones sobre temas específicos y encontrar nuevas posibilidades de colaboración”, detalla Holguera. 

 

En Nicaragua existe una Red Alumni que aborda aspectos relacionados con gestión ambiental, salud y gestión sanitaria, educación y género, paz y derechos humanos, democracia, entre otros.

 

“Todas las personas que fueron formadas o beneficiadas académicamente en los diferentes programas del Gobierno Alemania desde los años 80 e incluso antes pueden pertenecer a la red”, comenta Justo Castro Brenes, coordinador de la Red Alumni en Nicaragua.

 

Castro explica que los nicaragüenses que deseen pertenecer a esta red solo necesitan ponerse en contacto a través de un correo electrónico a coordinacionnicaragua@gmail.com o al número de teléfono 86318501 y luego se les proporcionará un formulario que debe ser completado con los datos del solicitante.

 

“Los miembros de la red son voluntarios, ya que no reciben ningún beneficio monetario pero el beneficio radica en los enlaces e intercambio profesionales, además de cursos de capacitación, formación continua y licitaciones de consultorías”, explica Castro.

 

En la actualidad se imparte una capacitación sobre Educación para la Paz con 25 participantes nicaragüenses. A nivel nacional hay 400 personas que integran la Red Alumni y que trabajan en diferentes instituciones del país (públicas y privadas).

 

FUGA DE CEREBROS

 

La situación más llamativa relacionada al tema de la fuga de cerebros la viven miles de jóvenes españoles que salieron de su país en busca de un empleo a Alemania, nación que lanzó el anzuelo buscando ingenieros.

 

El investigador y divulgador científico, Guillermo Orts-Gil reside en Alemania desde hace 10 años y comenta sobre cómo las políticas de austeridad españolas que han sido criticadas por científicos, economistas y políticos tienen una tendencia de continuidad.

 

“Como consecuencia, somos testigos de cómo muchos jóvenes con formación superior abandonan España en busca de mejores oportunidades en el extranjero y de cómo muchos otros no tienen la posibilidad de regresar”, explica Orts-Gil en su artículo Fuga de Cerebros ¿un proceso reversible?

 

Esta realidad española se repite en muchos países de Latinoamérica donde miles de jóvenes lanzan la mirada a Europa para continuar con su formación profesional y obtener mejores oportunidades laborales.

 

EN CIFRAS

 

6.600 estudiantes latinoamericanos llegaron a Alemania para el semestre de invierno de 2011.

717 de Brasil, 597 de México, 314 de Chile y 509 de Colombia.

 

 

...

NOTAS RELACIONADAS